Derrick Rose cree que el Triángulo Ofensivo condenó a los Knicks

El base estuvo en la franquicia neoyorquina durante la temporada 2016-17, la última de Jackson como presidente de la misma

nos devuelve a un paso no muy lejano. Corría el año 2014 cuando la ilusión se desbordaba en los New York con la llegada de como presidente. Leyenda del equipo –ganó dos anillos como jugador–, y además gurú de los banquillos –11 anillos entre Chicago Bulls y Los Angeles Lakers–, su retorno se vio como el momento definitivo para que los de La Gran Manzana recuperasen el brillo perdido. Nada de eso ocurrió.

Sin entrar a valorar las decisiones que se tomaron en los despachos, la realidad es que el resultado fue realmente malo. Tres años en los despachos y ninguna aparición en playoffs, todo ello sumado a un gran números de polémicas con jugadores y entrenadores. ¿El motivo principal? El otrora envidiado Triángulo Ofensivo.

Jackson quiso instaurar en los Knicks la famosa estrategia con la que se enfundó todos sus anillos de entrenador. Sin embargo, ésta no terminó de convencer en su nuevo trabajo, donde mientras él trataba de instalarla a la fuerza, el vestuario directamente rechazaba tal idea. Por aquel entonces se trataba de un rumor que todos daban por certero (fuentes fidedignas). Ahora es uno de los protagonistas, Derrick Rose, quien certifica lo ocurrido, al menos durante la temporada que pasó allí (2016-17).

“En cuanto a mí, me gustaba Phil, pero, vamos, hombre, ¿todavía estás trabajando con el Triángulo? Seguía obligándolos a ejecutarlo. Soy un slasher, un base de transición. El triángulo está bien, pero no para los jugadores que teníamos. Melo no podía jugar de esa manera, no quería. […] Solíamos hablar de eso todo el tiempo. Phil quería que jugásemos de determinada manera y tuvimos que escuchar. ¿Qué puedes hacer? Al principio de la temporada, Phil no forzó nada. Pero a medida que pasaba el tiempo, todo acabó siendo el Triángulo. Jugamos así casi todo el año”, comenta en un extracto recopilado por NY Post de un libro de Rose que se publicará próximamente.

Poco nuevo hay en las palabras del base, aunque sí mucho para refrendar lo que se sintió en los tres años de Jackson en los Knicks: él iba en una dirección y los demás en otra. No vamos a analizar nuevamente todos los errores que se cometieron en el mencionado periodo, pero claro está que si la idea con el Maestro Zen era crear una cultura en el equipo, el hecho de que las directrices no estuviesen claras –por ejemplo separar el trabajo de oficina y el de la pista– minó toda posibilidad de que el proyecto funcionase. Eso sí, han pasado dos años y el presente no es mucho mejor.

(Fotografía de Jason Miller/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Objetivo Anthony Davis: acercarse al 40 por ciento en triples

Siguiente