Derrick Rose: “Si hubiera existido el ‘load management’, todavía podría estar en Chicago”

La de Derrick es historia para echarse a llorar y llenar varias bañeras. O pantanos. La del MVP más joven de la historia, con todavía 22 años, al que las lesiones abofetearon una y otra vez hasta aguar su carrera casi por completo.

Apuntaba a jugador de época Derrick, pero en 2012 el ligamento cruzado anterior de su rodilla le condujo por otros derroteros. Y por multitud de hospitales. Toda la temporada recuperándose para, a su vuelta, en la 2013-14, con solo diez partidos disputados romperse el menisco de la otra rodilla. Los malos hábitos de sus articulaciones, creados a causa de la primera lesión, la de ligamentos, terminaron por arruinar el prometedor camino que había sembrado el jugador natural del propio Illinois.

Después de aquello, nunca volvió a mostrar el mismo rendimiento y dos temporadas después fue traspasado, con honores eso sí, a los New York Knicks.

Qué hubiera sido de su reinado en Chicago de no haber existido lesiones será la eterna y antipática incógnita que la NBA se llevará a la tumba; aunque Rose piensa que si las innovadoras técnicas de medición actuales hubieran campado a sus anchas durante sus primeros años en la liga, puede que todavía fuera un jugador diferencial. Que fuera todavía el MVP de los Chicago .

“Eran otros tiempos en el deporte. Ahora tenemos eso del load management. No creo que yo lo hubiera llevado tan lejos como Kawhi (Leonard), tan lejos como ellos están llegando con la cautela sobre la lesión o lo que sea que tiene. Pero si el load management hubiera existido, quién sabe. Probablemente estaría en Chicago todavía. Pero eso no existía entonces”, pudo alegar Derrick Rose en una entrevista para el portal NBC Sports Chicago.

Después de Chicago

No es que sus promedios después de las lesiones se desplomaran (18,0 puntos en su estreno con New York), pero el impacto de Rose nunca volvió a ser el mismo. Su faceta MVP nunca regresó, enterrando una de las apariciones más fulgurantes de los años previos a la década de 2010.

No es que la moda de hacer descansar más de la cuenta a los jugadores no existiera en la época de lesiones de Rose. Existe el emblemático precedente de Gregg Popovich dando a conocer esta tendencia en la competición. Tanto fue así que, en 2012, cuando los Spurs se medían en un partido de temporada regular a Miami, reservaron hasta a cuatro jugadores de su núcleo duro (Tim Duncan, Tony Parker, Manu Ginobili y Danny Green) por descanso. Claro, la NBA no podía tragar con aquello y tampoco estaba acostumbrada a semejante modernidad, por lo que hubo tolerancia cero: multa de 250.000 dólares a Popovich por retirar a su guardia pretoriana sin un motivo de fuerza mayor.

La huella de Thibodeau

No es que no existieran aquellas técnicas, simplemente Rose y sus rodillas fueron a parar al lugar equivocado.

Tom Thibodeau no es que fuera precisamente amigo de los descansos y acostumbraba a exprimir a sus jugadores importantes en cada temporada. Cada vez más que la anterior, incluso. Lo de la ciencia del esfuerzo no iba para nada con sus técnicas de dirección. Rose llegó a disputar promedios de 37,0, 36,8, 37,4 y 35,3 minutos en las temporadas previas a sus lesiones de ligamentos y menisco. Eso en período regular, porque durante los playoffs el tiempo de juego de Rose crecía hasta los 44,7 (2008-09), 42,4 (2009-10) o 40,6 minutos (2010-11). Toda una batidora para un físico ya de por sí machacante como era el de Rose en sus primeros años.

Insistimos en que la respuesta sobre qué habría sido de Rose con load management se irá a la tumba con la propia liga, pero lo que resulta evidente es que el contexto no ayudó a que la carrera de Rose gozara de más años del precoz éxito desenvuelto en 2009, cuando fue nombrado mejor debutante.

A propósito, en su inicio con Detroit esta temporada, promedia 18,4 puntos y 5,8 asistencias en solo 24,5 minutos de promedio en cancha, entrando como suplente. Lo malo, que ya se ha perdido cinco partidos de 13 posibles. Hay cosas que, aunque se quiera, difícilmente pueden sanar.

(Fotografía de portada: Streeter Lecka/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Paul George quiso ser traspasado a los San Antonio Spurs en 2017