Derrota y lesión preocupante de Jimmy Butler


Con la de ayer fueron once las veces ininterrumpidas que el duelo entre Minnesota Timberwolves y Houston Rockets se han resuelto con idéntico final: victoria tejana.

En esta ocasión 120-102; una buen baño y con James Harden, quién sino, el que más se divirtió en la bañera. La Barba anotó 31 puntos. No fue su mejor noche en el tiro (8/24), pero se aburrió de sacar faltas a sus rivales. Seis visitas a la línea para un pleno 12/12. Su 86,8% desde la personal esta temporada (tope de su carrera) convierte en un seguro de puntos sus garbeos, que son muchos, por la horizontal.

Los Rockets funcionaron como un coro de gospel: todos los titulares de Houston superaron los diez puntos, con 25 puntos de Clint Capela (10/11), doble-doble de Chris Paul de 14 tantos y 10 asistencias, y 11 para P.J. Tucker y Trevor Ariza.

El primer cuarto se lo llevaron los Wolves (32-26), pero a partir de ahí el monólogo local fue absoluto. “Nuestra defensa tras los primeros seis minutos no estaba siendo muy buena”, comentó Mike D’Antoni en el postpartido. “A partir de ahí, realmente nos cerramos bien y todos contribuyeron. Todos jugaron bien y eso es lo que necesitamos en el futuro”.

Pendientes de la resonancia

Por los Timberwolves, Andrew Wiggins lideró la anotación con 21 puntos seguido de Towns (+13 rebotes) y Teague, con 18 tantos por cabeza.

Jimmy Butler se quedó en 10 tantos, 25 minutos, y una salida del partido que dejó a todos muy preocupados, incluso a los rivales.

El alero no es de los que se queja por hobby, por eso verle abandonar el parqué sostenido por dos compañeros ha puesto a todos el susto en el cuerpo. De momento ya está descartado para el back-to-back de esta noche ante su ex equipo, los Chicago Bulls.

Fue en una acción extraña, en la que pivotando de espaldas al aro, Butler ancló la pierna al suelo y no le giró con el resto del cuerpo. Se echó al suelo de inmediato, habiendo sentido el ¡clac! y rezando ya todos desde hoy que el diagnóstico, dentro de lo malo, sea el mejor. Hoy mismo tiene previsto hacerse una resonancia magnética que nos desvele el alcance y la seriedad de la lesión.

Tanto va el cántaro a la fuente…

“Tenemos que esperar a lo que digan los doctores. No quiero especular”, decía Tom Thibodeau tras la derrota.

“Su primera reacción fue: ‘Estoy bien. Estaré bien'”, añadía Taj Gibson.

Butler lidera este año en su equipo en puntos, con 22,4, y la NBA en minutos, con 37,3. Alguien, quizás, debería hacer autocrítica.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.