Detroit vuelve a complicarse un partido que tenía casi sentenciado

El misterio de los Detroit y su juego en los cuartos periodos todavía sigue siendo un misterio. El conjunto de , que llegó a vencer por 29 puntos a los tras dos cuartos y medio, se complicó la vida ante el conjunto neoyorquino.



Su entrenador Maurice Cheeks cree que sus jugadores han desarrollado un bloqueo mental que les lleva a perder el rumbo en los últimos minutos de los partidos.

“Puedes conseguir alguno de esos (bloqueos mentales)”, dijo Cheeks. “Afortunadamente teníamos una gran ventaja esta noche, pero es algo que todavía tenemos que trabajar. Creo que tenemos que ganar un par de partidos en el último cuarto y encontrar un poco de confianza”, explicó.

Brooklyn perdía por 96-63 cuando encaraba el último periodo, pero el juego ofensivo de los Pistons volvió a bloquearse una noche más. Jason Kidd apostó por los jugadores reservas y, con (18 puntos) y (13 puntos y 8 rebotes), recortaría la distancia hasta poner el 102-92 a falta de 1:57 para el final del partido.

“No pudimos conseguir un rebote o pararles, así que yo estaba tratando de encontrar a los jugadores que podían jugar”, explicó Kidd. “Los chicos que estuvieron allí en ese momento consiguieron ejecutarlo y detenerles”, agregó.

Pese al gran esfuerzo de los visitantes, Rodney Stuckey salvó los muebles anotando una gran canasta a la siguiente jugada y consiguiendo un par de tiros que terminaron de cerrar el partido.

“Nos estábamos sangrando en ese punto, por lo que realmente necesitábamos esos puntos”, dijo Cheeks.

roza el cuádruple-doble

Brandon Jennings a punto estuvo de conseguir un extraño cuádruple-doble frente a los Pistons. El base terminó el partido con 26 puntos, 10 rebotes, 9 asistencias y 8 pérdidas de balón.

Por su parte, destacó con 16 tantos y 22 rebotes; su compañero Kyle Singler también cosecharía 16 tantos y consiguió 23 puntos, 8 rebotes, 7 asistencias y 4 tapones.

En los Nets el más destacado de los titulares fue con 16 puntos en 4/7 en triples, seguido por los 10 tantos de .

“Sabíamos lo que teníamos que hacer contra ellos, en el rebote y volver a las transiciones defensivas”, dijo Deron. “Simplemente no estábamos listos para jugar esta noche. Nuestra energía no estaba allí, nuestro esfuerzo no estaba allí y ellos parecían tener una marcha diferente a nosotros”, agregó.