Devonte Graham, un ciclón desde el banquillo para batir a los Pacers

El base de segundo año hizo 18 de sus 35 puntos entre el último cuarto y la prórroga

Charlotte derrotó a Indiana por un ajustado 122-120 tras prórroga y lo hizo con una actuación histórica de un chico de 24 años: Devonte Graham. El base se erigió estrella de la noche en Carolina del Norte sumando desde el banquillo 35 puntos, 6 asistencias, 4 rebotes y 3 robos; incluyendo dos tiros libres a falta de poco más de un segundo para certificar el triunfo de los suyos.

Su hoja estadística, impresionante ya de por sí, es algo muy complicado de ver en la NBA para un jugador que parte de suplente. En los últimos 25 años solo Manu Ginóbili y Lou Williams han estado en al menos 35 puntos, 6 asistencias y 3 robos. El argentino lo hizo el 7 de diciembre de 2007 (37 puntos, 6 asistencias y 3 robos), mientras que Sweet Lou lo realizó el 26 de enero de 2018 (40 puntos, 10 asistencias y 4 robos). James Borrego, entrenador de los Hornets, quedó impresionado.

“Para estar jugando de esta manera, para estar preparado y ni siquiera inmutarse… es algo que hemos visto crecer ante nuestros ojos. Confío y creo en él. Pienso que es algo evidente. Creo que nuestros muchachos también lo hacen. Es un jugador especial”.

Impacto de Biyombo

Graham estuvo en los highlights, pero quien dio un impulso definitivo para la remontada ante Indiana fue . El pívot, quien apenas había participado durante tres cuartos, entró en el último con 14 puntos de desventaja para dar a lo suyos la energía que necesitaban bajo los aros. Los 15 puntos, 6 rebotes y 2 tapones que acabaría aportando fueron esenciales. “Siempre digo que debes mantenerte preparado para no tener que prepararte. Se podía decir que por el desarrollo del partido íbamos a necesitar que alguien diera un plus de energía”, comentó al termino del choque.

Enfado en Indiana

Los Pacers, que venían de tres victorias seguidas, no terminaron nada contentos la noche. Pese a que y realizaron un excelente encuentro con 33 y 31 puntos respectivamente, el partido se escapó mientras sentían que el trato arbitral no estaba equilibrado. La diferencia en el número de tiros libres, así como la falta señalada que posibilitó que Charlotte certificase el triunfo, no gustó.

“Ellos no pararon de ir a la línea de tiros libres. Lanzaron 42 esta noche y nosotros solo siete. También es cierto que tuvimos opciones en ataque que no aprovechamos”, explica Nate McMillan antes de comentar la jugada decisiva de la noche. “Devonte ha tenido mucho el balón en sus manos y al iniciarse el contacto pensé que no era falta. Le pitaron dos faltas en ls que nuestros chicos tenían las manos levantadas. Nos pitaron muchas faltas en este partido y pensaba que esa no lo era”.

(Fotografía de Streeter Lecka/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


El mejor pasador de la NBA

Siguiente