Dino Radja: “Lo que había en la cabeza de Jordan estaba también en la de Petrovic”


El exjugador croata equipara el carácter competitivo de ambas leyendas

Dino Radja, uno de los mejores jugadores croatas de la historia, que protagonizó los primeros años después de la desmembración de la antigua Yugoslavia, es historia del baloncesto. Por lo tanto, todo lo que diga ha de ser objeto de cierto análisis.

Leyenda viva en Europa, donde resultó doble campeón continental con la Jugoplastika de Split, junto a Toni Kukoc, Radja también se animó a hacer las Américas. Disputó en total cuatro temporadas en suelo americano, en la NBA, todas ellas como jugador de los Boston Celtics.

Radja puso fin a su periplo NBA en 1997 con unos promedios muy loables de 16,7 puntos, 8,4 rebotes, 1,3 tapones, 1,6 asistencias y 49,7 por ciento en tiros de campo. Resultó, junto a sus compatriotas Kukoc, Drazen Petrovic o el serbio Vlade Divac, uno de los grandes impulsores para que el talento europeo también pudiera lucir en Estados Unidos. Gracias a incursiones como la suya se llegó a la normalización actual de trasvase entre un punto del mapa y otro.

Bien, pues a raíz de los ecos dejados por el documental The Last Dance y el aniversario de la muerte de Petrovic (7 de junio de 1993), Radja se pronunció sobre ambos talentos. Lo hizo en su cuenta de Facebook, dejando una reflexión acerca del carácter competitivo de los dos jugadores.

“Es difícil decir algo sobre Drazen (Petrovic) que no se haya escrito ya. Aun así, después de ver The Last Dance, tengo que hacer una comparación. No voy a hablar de las habilidades de juego porque eso ya no importa en esta situación. Solo sobre la mente. Todo lo que había en la cabeza de Jordan estaba también en la de Drazen. Idéntico. Por eso fue quien fue. Un ganador por encima de todo. Los partidos y las derrotas vienen y van, los campeonatos y los títulos, pero era la mentalidad lo que no le permitía rendirse y lo que le empujaba a seguir adelante”.

Radja fue canonizado como miembro del Naismith Basketball Hall of Fame, generación del 2018, reconocimiento que todavía le sigue siendo negado a su compatriota Kukoc.

Jugador interior de los más destacados de su época en Europa, Radja resultó uno de los grandes productos de los 80-90 en Croacia y habría llegado todavía más lejos si no hubiera tenido diversos problemas físicos —rodillas— a lo largo de su carrera.

(Fotografía de portada: Maddie Meyer/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.