Dragic tumba a unos combativos Pacers


Los Miami Heat lograron de forma agónica su cuarta victoria consecutiva tras acabar por 113-112 con los siempre incómodos Indiana Pacers. Pese a las notables bajas con las que contaba, el cuadro de McMillan llevó al límite a los de Florida, que necesitaron de una canasta de Goran Dragic a falta de 6,8 segundos para colocarse 14-1 como locales y seguir la estela de los Boston Celtics en la pelea por la segunda plaza del Este.

Dicha acción fue especialmente caótica, pues el esloveno no fue la primera opción de Miami para tratar de buscar la canasta ganadora. El primero en probar suerte fue Butler, que erró su lanzamiento pero fue capaz de hacerse con su propio rebote para dar inicio a una nueva jugada; esta acabó en Nunn, quien tampoco acertó; y después de que Adebayo se hiciese con el balón tras una dura disputa este acabó en manos de Goran. El base penetró, se paró en la pintura, y lanzó el floater antes de Myles Turner pudiese ejercer su intimidación, dando a los locales una ventaja que terminaría siendo definitiva.

Indiana contó con una última posesión para cambiar de nuevo el curso del choque, pero Aaron Holiday, muy bien defendido por Derrick Jones Jr. tras el bloqueo directo, no fue capaz de anotar. De esta forma, se mantienen en las 21 victorias, lo que les deja en la sexta plaza de la conferencia.

Sin Brogdon y (casi) sin Sabonis

Por segunda noche consecutiva, Malcolm Brogdon se unió a Oladipo en la lista de ausencias, dejando a los Pacers sin el que está siendo su máximo anotador este curso. Ante esta tesitura, cabría esperar que Domantas Sabonis se alzase como gran referencia del equipo, pero, lejos de ser así, el lituano disputó uno de sus partidos más flojos de la temporada. Bam Adebayo se llevó de forma clara el duelo entre ambos, y dejó a Domas en solo 8 puntos y 7 rebotes, es decir, su peor anotación y su segunda peor cifra de capturas en los 30 encuentros disputados.

Esto, no obstante, no hizo menos correosos a los de Indianápolis, que contaron con hasta siete hombres en dobles dígitos en anotación y supieron hacer del triple una de sus mejores armas. Los de McMillan terminaron con un 14/31 desde la larga distancia, faceta en la que brilló Doug McDermott, que firmó un 4/7 para acabar con 14 puntos. El máximo anotador, no obstante, fue Aaron Holiday con 17, seguido por los 16 que firmaron tanto Jeremy Lamb como T.J. Warren.

También estuvo muy repartida la anotación en los Heat, que estuvieron liderados por los 20 tantos de Jimmy Butler pero en los que otros cinco jugadores alcanzaron los 10 puntos. Uno de ellos fue Adebayo, que firmó un doble-doble de 18 puntos y 15 rebotes, alzándose como gran dominador de la pintura y siendo en gran parte responsable de que los de Spoelstra ganaran de forma aplastante la batalla del rebote (56-34), que acabaría siendo decisiva en la última acción. Por otro lado, Duncan Robinson llegó también a los 18 tantos, todos ellos anotados a base de triples (6/10), mientras que Dragic sumó 12 puntos además de la última canasta para terminar con 14.

(Fotografía de portada: Michael Reaves/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.