Drama en Golden State: paliza de los Suns y lesión de Curry


Quién los ha visto y quién los ve. El giro que ha pegado la vida de Suns y Warriors este año es digno de estudio, especialmente el de los segundos, que tras años dominando la NBA podrían haber presenciado esta madrugada cómo su temporada prácticamente acababa antes de llegar siquiera a noviembre. Golden State vio, en plena paliza de los de Arizona, pese al maquillado 110-121 final, a Stephen Curry tener que marcharse a vestuarios con una lesión en la mano que podría tenerle un tiempo prolongado fuera de las pistas, lo que sería sin duda un desastre para un equipo cuyo inicio de curso ya está siendo bastante aciago.

Ocurrió durante el tercer cuarto, cuando el base buscó penetrar hacia el aro pero acabó chocando con Aron Baynes. Ambos cayeron al suelo, pero el australiano lo hizo sobre la mano izquierda de Stephen, que no estaba precisamente bien posicionada, lo que le hizo abandonar el partido con evidentes molestias. El primer diagnóstico apunta a una rotura del segundo metacarpiano, aunque los servicios médicos de la franquicia han anunciado que someterán al jugador a un escáner que determine si realmente es necesario que se le someta a una operación.

Esta noticia es sin duda dramática para un equipo que había empezado el año de forma bastante pobre. Curry debía ser el principal encargado de mantener a estos Warriors a un cierto nivel de competitividad, y aunque en el arranque de temporada su nivel no era el que muchos esperaban cabía suponer que tarde o temprano iría encontrándose a sí mismo. Ahora, no obstante, solo cabe preguntarse si, en caso de ausencia prolongada, podemos considerar que el año de los californianos ha llegado a efectos prácticos a su fin. Y es que ya dijo Murphy que si algo puede salir mal…

Phoenix no da opción

Lo que la lesión del base no debe ocultar es el sensacional partido que jugaron los de Monty Williams, que borraron del mapa a su rival prácticamente desde e inicio. Golde State opuso resistencia durante poco más de cuatro minutos, pero se vieron entonces sorprendidos por una apisonadora en forma de Phoenix Suns que no dio opción. Devin Booker y Aron Baynes, con 11 y 10 puntos respectivamente en el primer cuarto, lideraron un parcial de 4-34 para los suyos, que cerraron el primer periodo ganando por 29 puntos (14-43) y llevando de forma anticipada las pesadillas de Halloween al Chase Center.

Phoenix llegó a ganar por hasta 34 puntos, y durante los tres primeros cuartos la ventaja no bajó jamás de los 20. Solo cuando el choque se acercaba a la bocina final los de Kerr tuvieron la oportunidad de maquillar el resultado, lo cual no quita que fueran borrados del mapa durante muchísimos minutos.

Booker, con 31 puntos, fue el máximo anotador del partido, seguido por los 24 de Baynes, quien añadió además 13 rebote y 7 asistencias que le permitieron cuajar una excelente actuación. Por su parte, el rookie Cameron Johnson ofreció su mejor versión en lo que va de temporada, y terminó con 12 tantos y un 5/6 en tiros de campo (2/3 en triples).

Por el lado local, Eric Pashcal lideró a los suyos con 20 puntos, seguido por Glen Robinson III, quien se fue hasta los 17. Además, Willie Cauley-Stein hizo su debut con la franquicia alcanzando los 12 tantos y 5 rebotes.

(Fotografía de portada: Ezra Shaw/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.