Dwight Howard, rey de un sinfín de estadísticas negativas


Quinto equipo en los últimos ocho años para Dwight Howard (sexto si se considera a Brooklyn, donde no llegó a debutar), que se dice pronto. Tras sus ‘coitus interruptus’ en lugares como Houston, Lakers, Atlanta o Charlotte —de prácticamente ninguno salió bien parado— sus rebotes y poderío férrico han llegado a Washington. Su llegada a los Wizards abre una incógnita interesante en la capital de los Estados Unidos. ¿Será suficiente su avidez en balones volantes bajo los aros y su defensa dado que el talento ofensivo es cosa de sus nuevos compañeros?

Antes de que comience la temporada, la percepción dice que Howard podría haber encontrado un hueco inmejorable en los Wizards. Para él y para el momento en el que se encuentra su carrera (32 años).

John Wall, Bradley Beal, Otto Porter, Austin Rivers, Markieff Morris o Kelly Oubre Jr. empujarán la embarcación a la hora de sumar puntos; su labor, pues, no estará comprometida a un buen rendimiento en ataque, donde la pasada campaña (16,7 tantos) se recuperó de dos temporadas seguidas sin superar los 14 de promedio.

Así, la llegada de Howard a Washington pudiera tener argumentos para que su defensa y rebotes fueran suficiente para realizar un gran año teniendo además en cuenta su momento de rebajas en cuanto a calidad-precio (su salario será de 5 millones anuales, dado que él también percibirá la cantidad correspondiente como parte de su buyout con Brooklyn). Existe entonces ideario para imaginar que su presencia en Wizards es un win-win. La franquicia ha tratado de sumar donde hace un año más cojeaba su quinteto titular, en su referencia interior. Eso sí, que Howard es una de las mentes más locas de la actualidad sigue estando fuera de toda duda.

Reinando en el barro

Prueba de ello es que la pasada temporada lideró la NBA en una jauría de estadísticas negativas. Lo hizo en número de pasos señalados, faltas en ataque, violaciones de tres segundos en la zona o también en tapones ilegales, tal como pudo señalar el periodista Michael Shapiro en un artículo para Sports Illustrated.

En tal artículo, muchos de los analistas opinan que los Wizards tienen amplias papeletas para ser uno de los conjuntos que más decepcionen esta temporada; pero qué duda cabe de que cuentan con material suficiente para hacerse grandes en la Conferencia Este.

Howard, ocho veces All-Star, terminó saliendo traspasado de Charlotte el pasado verano. Pese a sus récords negativos, la sensación es que su temporada no resultó mala pero la franquicia rescatada por Michael Jordan forzó el divorcio solo un año después de su contratación.

Ahora, con un envoltorio diferente alrededor, el que un día fuera considerado como heredero del viejo Shaquille O’Neal ultima su conversión en referencia interior, que no en ataque.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.