Dwyane Wade jugó con grandes dolores en su rodilla el Game 7

Los problemas que ha ido padeciendo durante esta temporada con su rodilla eran ya sabidos. Pero quizás no se sabía que su alcance había podido darle tantos problemas como el propio jugador ha reconocido una vez han acabado las Finales de la NBA.



EN una entrevista para Associated Press, el escolta reveló que le dolía tanto su rodilla derecha que incluso contempló la opción de pedir una limitación de minutos durante la anterior serie ante los Pacers, y que la izquierda necesitó ocho horas de terapia diaria sólo para poder disputar las Finales ante los Spurs.

“Pasé por muchas cosas”, dijo Wade tras conseguir el anillo. “Pero ahora estoy en paz”.

Durante la temporada regular ya se tuvo que perder partidos por problemas en las rodillas, y esto se prolongó sobremanera en los playoffs. En la Final del Este frente a los Pacers, se tuvo que someter a una resonancia magnética para descartar complicaciones mayores puesto que los dolores no es que no remitieran, sino que empeoraban con el paso de los partidos. Todo ello acumulado en el tiempo fue lo que le hizo pensar en hablar con Erik Spoelstra y pedirle que limitase también su participación durante esa serie ante Indiana.

“Sentí que si iba a jugar de la manera en la que estaba jugando, e hiriéndome de la manera que lo estaba haciendo, yo no iba a ser capaz de pasar a la siguiente ronda”, añadió Wade. “Le iba a decir [a Spoelstra] que yo jugase menos minutos, y así dar a Mike Miller y otros chicos más oportunidades. Pero llegué a la reunión, y él me estaba dando más oportunidades para conseguir que yo tuviera éxito, así que, bueno, cambié de opinión”.