El extraño mito


Un ex-Celtics regresaba a la cancha en la que ganó un anillo. El recibimiento fuera y dentro de la cancha espectacular. No hablo de Kendrick Perkins, que también ganó un anillo como céltico y que acaba de visitar Boston, hablo de un jugador con mucho menor rendimiento estadístico pero con unos intangibles que desde la distancia no alcanzamos ni a adivinar. Hablo del mito. Hablo de Brian Scalabrine. Como sino, un aficionado que acude a ver un Bulls-Celtics al TD Garden el pasado viernes, puede encontrarse algo así:

Un mito. Mucho más que un agitador de toallas. Un jugador que promedia 3.1 puntos por partido en su carrera profesional. “The White Mamba” le llaman algunos, en contraposición al “Black Mamba”. Otros directamente “White mama“. Sea como fuere estamos ante un jugador querido por el público, por el banquillo, por las redes sociales. Tanto que hasta ha inspirado de carteles de película, con actor destinado para hacer su papel.

Y estamos hablando de un jugador que cumplirá 500 partidos en temporada regular en la NBA la próxima vez que juegue. Lo hará cuando el partido esté sentenciado. Pero lo hará. Y el público le ovacionará. No todo son números en esta vida.

Fotos: The Basketball Jones en Facebook | @ESPNForsberg

[notice]El parecido de Scalabrine con Michael Rapaport, actor —ver ficha en imbd— es entre inquietante y sorprendente.[/notice]


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.