El mejor Rose desde su año MVP: ocho noches seguidas alcanzando los 20 puntos


El base está promediando 23 puntos con un 53,5% en tiros de campo en el mes de enero

Derrick Rose ha tomado el mando en Detroit. El que fuese MVP en la temporada 2010-11 ha levantado la mano ante las numerosas bajas del equipo para dar aire a unos Pistons que están disfrutando de su mejor versión. Rose, tras años en los que sus lesiones nublaron su baloncesto, ha conseguido ahora que las canastas hablen por encima de cualquier suspicacia, de cualquier miedo.

Como si hubiese viajado en el tiempo, con el partido de anoche ante Atlanta Hawks (27 puntos y 9 asistencias en 26 minutos) ha enlazado ocho encuentros alcanzando al menos la veintena de puntos. Dicho así suena bien, pero es aún mejor. Para encontrar en su carrera una racha como la mencionada debemos remontarnos hasta la temporada 2010-11. Sí, aquella en la que se convertiría en el MVP más joven de la historia de la NBA.

No decimos que sea el mismo jugador –porque no lo es–, pero sí que lo que está consiguiendo es impresionante. Hace relativamente poco, durante su convulso paso por New York Knicks y Cleveland Cavaliers, incluso pensó en la retirada. Ahora, a un mes del All-Star, no faltan las voces que empujan para que él sea uno de los presentes en tan emblemática cita, ya que no tendrá lugar en una ciudad cualquiera, sino en Chicago.

¿Se lo merece? En la temporada promedia 18,3 puntos y 5,9 asistencias en 25,8 minutos por noche, números que ha disparado en enero al irse hasta los 23 puntos con un 53,5% en tiros de campo y 6,1 asistencias en 30,1 minutos por encuentro. Cuestionado por este salto estadístico, Rose entiende que la precaución que tuvo a principios de temporada la franquicia de Michigan está dando ahora sus frutos.

“Siento que ellos al principio estaban siendo cautelosos. Sigo mostrando lo bien que estoy físicamente. Voy a salir ahí fuera y a hacer lo que debo, siempre cuidando mi cuerpo. He estado preparándome para esto todo el verano, por lo que siento que finalmente se está completando el círculo”.

El líder

Uno de los aspectos que más se achacó a Rose tras regresar a las pistas una vez superadas sus graves lesiones fue que no entendiese que ya no podía ser el líder de un equipo. Pues bien, aunque haya tenido que ser en parte por la baja de algunos compañeros, en Detroit está dejando claro que carácter y baloncesto le sigue sobrando para ponerse al mando. Uno de sus actuales compañeros, Markieff Morris, así lo explica. “Le dije el otro día que se está pareciendo al de su temporada de MVP. Está rápido y tomando buenas decisiones con el balón. Puede jugar tanto desde el banquillo como titular. Obviamente ahora necesitamos que está de inicio porque está anotando a un alto nivel y liderando al equipo”.

(Fotografía de Maddie Meyer/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.