El partido que Barkley jugó ebrio creyendo que se iba a los Lakers


La NBA nos deja historias increíbles. Situémonos. Es una mañana del año 1992. Charles Barkley, estrella de Philadelphia 76ers, recibe una importante llamada. Era su agente, quien le comenta un tema de última hora que le deja boquiabierto: “Charles, hoy te van a traspasar a los Lakers”. Su vida, tal y como cuenta en el podcast de Zach Lowe de ESPN, cambiaba en cuestión de segundos; en una sola conversación. Y claro, Barkley decidió que había que celebrar por todo lo grande la buena nueva. Así que llamó a unos cuantos amigos y salieron a beber como si no hubiera mañana. Acabar ebrio era una opción muy plausible. ¿Barkley jugó borracho por esa celebración? Eso parece. Sigamos.

Rato más tarde, su agente volvió a llamarle para corroborar lo que estaba pasando: “Hey, efectivamente te traspasan a los Lakers. En cuanto se finalice el acuerdo, te volveré a llamar”. Todo parecía encauzado, así que Barkley continuó su particular fiesta. Nada hacía presagiar lo que iba a suceder tres horas más tarde de esa última charla. 15:30 PM y vuelve a sonar el teléfono del jugador:

“Los 76ers se han retirado del acuerdo. Parece que Philly tiene miedo de apretar el gatillo”. El jarro de agua fría sobre Barkley hacía incomprensible para él ese giro de los acontecimientos: “Debes estar de coña. Estoy borracho y tenemos un partido esta noche, ¿de qué estás hablando? Llevo bebiendo desde bien pronto. Me debes estar tomando el pelo por completo”.

Lo gracioso, relata Barkley, es que finalmente tuvo que jugar esa misma noche con los 76ers estando aún ebrio por la fallida celebración de su fichaje por los Lakers. “Acabé jugando, pero estaba realmente enfadado porque Philadelphia no se hubiera atrevido a consumar el acuerdo”, añadió. Barkley jugó borracho, sí.

Ese verano, Barkley acabaría poniendo rumbo a Phoenix. Allí su carrera siguió creciendo, logrando un MVP de la temporada regular, así como llevar a los Suns a unas Finales de la NBA, donde se toparon con los todopoderosos Bulls de Michael Jordan, una serie que se ha podido ver en detalle en The Last Dance. A fecha de hoy, en 2020, Barkley y Jordan no tienen relación ya que MJ está molesto por unas declaraciones que Barkley realizó sobre la gestión del considerado mejor jugador de la historia al frente de Charlotte Hornets.

(Fotografía de portada de Scott Halleran/Getty Images).


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.