El regreso de Exum y la maravilla de Mudiay

Ayer noche, los Utah perdieron ante los y también ante su propio público, por 112-102. Si por el Este son –ceteris paribus– los Hornets y los Heat, en el Oeste la franquicia de Minneapolis empieza a ser merecedora por derecho propio, y junto con los Suns, del calificativo de ‘conjunto revelación’ [más sobre Wiggins en el último capítulo del podcast].

Y si bien ya solo por la derrota la velada podría juzgarse como mala para los de Salt Lake City, hay al menos un par de motivos para suavizar la desazón: el retorno a las pistas de tras ocho meses de baja, y la maravilla técnica que nos regaló , quien ha venido ocupando sus funciones en el puesto de ‘1’ durante su ausencia.

Un bucle infinito

Éste no es sino el enésimo capítulo en la funesta carrera profesional del playmaker australiano y su relación con las lesiones. Nos encantaría decir, o pensar, que se trata de uno de los últimos, pero echando un vistazo atrás cuesta creerlo, y siquiera soñarlo: en seis años en la NBA, sólo como rookie logró Exum completar los 82 partidos de regular season. De ahí en adelante: año en blanco, 66, 14 y 42.

Ante los T-Wolves, Quin Snyder le dio 14 minutos en los que logró anotar su primera canasta de la temporada en 1 de 4 en tiros. El curso pasado, en el tiempo que pudimos disfrutarle en pista pudimos ver que físicamente no ha dejado de ser ese jugador vertical y agresivo capaz de romper defensas gracias a su zancada y poder de desequilibrio. Esperemos que poco a poco vaya retomando ese nivel y confianza y, sobre todo, la salud necesaria para rescatar al buen jugador que se está perdiendo la Liga (aún tiene sólo 24 años, no lo olvidemos).

“Hizo un buen trabajo, centrándose en la defensa”, le alababa su técnico tras el choque. “Fue genial verlo de nuevo en acción. Compitió como el que más, y sólo eso ya es un éxito por sí mismo”.

Made in Rondo

El segundo base en la rotación, Mudiay, también disputó 14 minutos en los que sólo anotó 4 puntos… pero dos de ellos…. ou mamma. Rajon Rondo debe estar orgulloso. Y me pregunto yo… ¿pudo ser mejor incluso que el original?

Durante sus años en Boston, el ahora base de los Lakers hizo famoso un regate, un engaño, una finta con la que asombraba a todos cada vez que lo hacía, tanto por su plasticidad estética como por su eficacia. El bautizado como fake pass layup. El defensa tendía no solo a morder el anzuelo, sino a tragarse cebo, sedal y caña de pescar… y bandejita fácil.

Mudiay hizo, ante el novato Jarret Culver, un plagio magnífico.

Ni él ni Exum han sido hasta ahora ni la tercera parte de lo que se les presuponía cuando fueron seleccionados, pero lo que es innegable es que a tenor exclusivo del draft, los Jazz van sobrados en lo que a point guards se refiere: Mike Conley (pick 4), Dante Exum (pick 5) y Emmanuele Mudiay (pick 7).

(Fotografía de portada de Mitchell Leff/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Andrew Bogut no descarta volver a la NBA

Siguiente