El ritmo rápido que le imprimieron los Nuggets a su juego mató a los Kings

117 – 125

Una de las señas de identidad de los Nuggets de George Karl era el contraataque, así como la velocidad que se le imprimía al tempo de juego para darle a los partidos un plus de agilidad y rapidez que muchos rivales no podían aguantar. Y anoche se pudo ver bastante de eso.



anotó 27 puntos y añadió 20 para Denver, que transformó en 33 puntos las 16 pérdidas de los Kings, además de tener un 52% de acierto en tiros de campo y convertir 10 triples. Kenneth Faried terminó con 15 puntos y 11 rebotes, mientras que Timofey Mozgov agregó 14 puntos.

“Salimos a correr y jugar con energía. Ése es nuestro juego”, matizó Lawson. “Si no hacemos eso, no vamos a ganar muchos partidos”.

Y es que cuando los Nuggets logran anotar al menos 110 puntos, su balance es de 12-2, y eso mató a Sacramento. Los locales han perdido cinco de sus últimos seis partidos, y volvieron a quedarse sin la participación de los lesionados DeMarcus Cousins y Rudy Gay.

anotó 22 puntos y dio 8 asistencias, Marcus Thornton se fue hasta los 19 tantos, y añadió 18 puntos.

“Nunca defendimos en este partido”, indicó un resignado Mike Malone. “Los dos equipos tuvieron el mismo porcentaje en tiros de campo. Llegamos a 117 puntos y sin embargo todo el mundo está preocupado por Gay y Cousins. No he estado preocupado por nuestro ataque ni una vez en todo el año”.

Estadísticas obtenidas de Elias Sports Bureau, Basketball Reference y NBA.com