El verano de Los Angeles Lakers

La franquicia

Seis temporadas fuera de los playoffs son demasiadas para la segunda franquicia más laureada de la historia, y eso debe acabar este año. La llegada de en 2018 supuso el primer paso en el camino de vuelta a la cumbre, y aunque las cosas no salieron bien se incorporó a la plantilla una superestrella que este año por fin estará acompañada por alguien (casi) de su categoría. Los se han movido con el objetivo no solo de volver a disputar una postemporada, sino de hacerlo como candidatos a alzarse como campeones, y todo apunta a que, por fin, lo han conseguido. ¿Grandes favoritos? Posiblemente no. ¿Han acabado por fin los malos años? Eso parece.

Movimientos

Qué de cosas hay para comentar aquí. Los Lakers han sido una de las franquicias más activas del verano, y, entre traspasos, renovaciones y contrataciones han armado un equipo prácticamente de cero. De hecho, cuando arrancó el mes de julio la plantilla estaba formada únicamente por cuatro jugadores (LeBron, Davis, Kuzma y Horton-Tucker), aunque es cierto que varios de los hombres que acabaron contrato el 30 de junio volvieron a firmar con los angelinos.

La llegada de ha sido sin duda su gran movimiento. Tras varios meses de suplicio en Nueva Orleans (tanto para los Pelicans como para él), el ala-pívot puso rumbo a Los Ángeles en una operación en la que los Lakers se deshicieron de prácticamente todo su young core (Lonzo, Ingram y Hart) y de su pick 4 para añadir un nuevo All-Star a su plantilla, un traspaso que va ligado inevitablemente al término inmediatez. Ya no había excusas por falta de experiencia o por necesidad de desarrollo. Este intercambio obligaba a la franquicia a competir desde ya.

Para ello, llegó el turno de buscar en la agencia libre. Empecemos por las renovaciones, ya que hasta cuatro jugadores con los que ya habían contado durante el curso 18/19 volvieron a firmar con el equipo, a saber, Rajon Rondo, , y . Si bien dar más de 8 millones a KCP puede considerarse una decisión discutible, el resto de operaciones se antojan como muy positivas en relación calidad/precio.

En cuanto a agentes libres, hubo un poco de todo. Veteranos experimentados de valor seguro (en mayor o menos medida) como o , jugadores de rotación como o , y dos relativas “incógnitas” como y . En el caso de estos dos últimos, no hay duda de que a su máximo nivel son hombres de una calidad incuestionable, pero hace tiempo que no se ve esa versión. Bradley no ha vuelto a ser el mismo desde que salió de Boston, mientras que Cousins continúa tratando de recuperarse de su terrible lesión y su temporada con los Warriors ha sido bastante irregular. No obstante, al precio al que han llegado, son dos apuestas de muy poco riesgo y que, de salir bien, darán un grandísimo salto de calidad a la plantilla.

Fichajes frustrados

Tras suspirar por durante mucho tiempo, los Lakers tuvieron que ver cómo la estrella de los Raptors ponía rumbo a la franquicia vecina, Los Angeles Clippers. Si bien el nombre del alero estuvo siempre más ligado a los de Doc Rivers, los Lakers fueron poco a poco haciéndose hueco en la conversación, y la carrera parecía cada vez más igualada cuando el jugador tomó su decisión. La agencia libre arrancó con este mazazo para ellos, pero, como hemos visto, supieron reaccionar lo suficientemente rápido como para confeccionar un equipo temible sin Leonard.

Plantilla

Bases: Rajon Rondo, Alex Caruso, Quinn Cook.

Escoltas: Danny Green, Kentavious Caldwell-Pope, Avery Bradley, Troy Daniels, Talen Horton-Tucker.

Aleros: LeBron James, Jared Dudley.

Ala-pívots: Anthony Davis, Kyle Kuzma, Kostas Antetokounmpo.

Pívots: DeMarcus Cousins, JaVale McGee.

Directiva y cuerpo técnico

Si la plantilla estuvo plagada de cambios, los despachos y el banquillo no iban a ser menos. La dimisión de Magic Johnson en el mes de abril dejó a Pelinka al frente de las operaciones, y la franquicia le dejó trabajar en solitario en la confección del equipo. Fue él el encargado de convertir a Frank Vogel en el sustituto de Luke Walton, un hombre que, si bien no fue su primera opción, tiene su etapa en los Pacers como prueba de que es un entrenador de gran nivel. Con Jason Kidd como asistente, el técnico tratará, ahora con LeBron de su lado, de alcanzar las Finales que se le escaparon por los pelos en Indiana.

Objetivos

El anillo. Para eso llegó LeBron el año pasado y para eso han llegado Davis y compañía este verano. Existen algunas dudas sobre cómo funcionará de la plantilla, y puede que no sean los máximos favoritos, pero ahora mismo resultaría difícil de concebir que los Lakers arrancasen la temporada con otro objetivo en mente que no fuese añadir su 17º título a sus vitrinas. Luego pasará lo que tenga que pasar, pero empezar con ese hambre de quien necesita comerse el mundo es lo que se espera de una franquicia que ya está cansada de tropiezos.

(Fotografía de portada: Kevork Djansezian/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Jeremy Castleberry, amigo de Kawhi Leonard, se une al ‘staff’ de los Clippers