Embiid le gana el duelo a Davis y Philadelphia, único invicto en casa


Los 76ers, 10-0 de balance como locales, son el único plantel de toda la NBA que todavía no sabe lo que es perder en casa. Ayer las cosas bien pudieron ser diferentes, en una noche titánica de Joel Embiid, que condujo a los suyos hacia la décima victoria en casa. La víctima, los Pelicans (121-120).

Y decimos que pudo ser otro guion porque, con dos segundos por celebrarse y 121-118, el propio Embiid cargó una falta sobre Anthony Davis mientras este se disponía a ejecutar un triple. Si La Ceja metía los tres tiros libres, la velada se iría a la prórroga. Davis acertó los dos primeros. Y en ese momento, quizá previendo lo que podía suceder, Alvin Gentry puso en pista por primera vez en toda la noche a Jahlil Okafor, con la idea de cargar el rebote. Y efectivamente, Davis erró el tercero, que se salió del aro. Luego, el rechace se fue muy largo y a pesar de que llegó a por él, ya era tarde y estaba lejos. Derrota. Philadelphia, intocables como locales, llegan a la pausa de Acción de Gracias con un balance de 13-7, cuatro victorias seguidas y terceros del Este; NOLA es noveno del Oeste, 10-8 de balance.

Embiid le gana el duelo a Davis

Era uno de los enfrentamientos estrella en una noche atiborrada de encuentros. Y no decepcionó. Joel Embiid firmó 31 puntos, 19 rebotes, 2 asistencias y 2 tapones. Es la duodécima ocasión en este curso que el pívot hace un partido de como mínimo 30 puntos y 15 rebotes. Que los suyos le cantaran MVP no va nada desencaminado.


Al otro lado, Davis, quien llega ya a los 10.000 puntos como profesional, tras sus 12 tantos de ayer. El center de los Pelicans es el octavo jugador más joven de siempre en alcanzar esta cifra. Además, a pesar de su fallo en el tiro libre último, completó una hoja estadística que no suele verse mucho en la NBA. Davis hizo un 5×5, es decir, sumó al menos cinco unidades en puntos, asistencias, rebotes, robos y tapones. Así, acabó con 12 tantos, 16 capturas, 6 asistencias, 5 robos y 5 tapones.

Philadelphia parecía controlar la noche

Parcial de 38-23 en los doce primeros minutos, ventajas de casi 20 puntos, por momentos, iniciativa en el marcador. Daba la impresión de que los 76ers no iban a sufrir apreturas y sin embargo, una reacción final de los Pelicans les permitió pasar del 116-108 que olía a decisivo al 121-118 con el que Davis se plantó, sin éxito, en la línea de los libres.

Además de los dos pívots, Ben Simmons, 22 puntos, 8 rebotes, 7 asistencias, 1 robo y 2 tapones, por parte de Philadelphia, y Jrue Holiday y E’Twaun Moore, 30 unidades ambos para NOLA, otros de los destacados de la cita, sin olvidar al suplente Julius Randle, 22 puntos y 10 rebotes.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.