Empieza la NBA: los Celtics tumban a Philadelphia

Fin a la espera. Cinco meses después del último encuentro oficial de la NBA, que coronaba a los Warriors como campeones, la liga volvió este martes 16 de octubre. El estreno de la 2018-19 se produjo en el TD Garden con un duelo de altura entre dos de los claros favoritos al trono del Este: y .

Vencieron los primeros, con una solvencia quizá inesperada (105-87). La victoria por 18 puntos de los finalistas de la Conferencia Este en 2017 y 2018 se cimentó sin la necesidad excesiva de un Big Three notable, porque entre , y Gordon Hayward los locales solamente consiguieron acumular 26 puntos.

Tatum, el líder

Así que en términos anotadores la batuta la llevó para los de Brad Stevens un muy valioso , que firmó 23 puntos, además de 9 rebotes. Hayward, 10, Horford, 9, e Irving 7, vieron así menos drama en su noche discreta ante el aro. Además, desde el banquillo, Marcus Morris afinó con 16 tantos y 10 rebotes. El propio Tatum, según señala la estadística histórica oficial de la NBA, es el jugador más joven de siempre en los Celtics en firmar al menos 20 créditos anotadores en el Opening Night.

A pesar del marcador final, el encuentro no supuso un trabajo arrollador de Boston, ni mucho menos. Sí, vencieron por casi 20 puntos, pero al término del primer cuarto la contienda marchaba 21-21 y camino a los vestuarios para el descanso, los Celtics apenas habían despegado a su rival del electrónico (47-42). Por entonces, , con 10 puntos y 5 asistencias, y Joel Embiid, 10 tantos, marcaban el ritmo de la resistencia visitante. El pívot camerunés, por cierto, anotó los primeros puntos de la 2018-19 en toda la NBA.

Victoria en la segunda mitad

Un parcial de 14-5 en el tercer cuarto allanó el éxito para los de Boston, en manos del citado Tatum, sin olvidar a un valiente Jaylen Brown, que tuvo un momento de inspiración y remó decisivamente para lanzar a los suyos hacia el triunfo, espectacular intento de mate sobre Joel Embiid incluido.


Mientras esto sucedía, mientras Markelle Fultz, titular, andaba sin capacidad para dirigir la nave de los 76ers, los Celtics se iban hacia el primer triunfo, impotentes Embiid, que acabó con 23 tantos pero se perdió en el desacierto último, y Ben Simmons, quien eso sí, dejó una hoja estadística espectacular: 19 puntos, 15 rebotes y 8 asistencias. Merodeando ya con el triple-doble desde octubre.

Ganó Boston, 15-2 a los Sixers desde 2014, que solo se dedicó en los minutos últimos a estirar la ventaja para colocar un 1-0 en su casillero, un balance positivo que además de todo esto, supone también el fin de la racha de 16 victorias seguidas de los 76ers en Temporada Regular, heredada de la 2017-18. Esto no ha hecho más que empezar. Eso sí, Boston marca el camino, el mismo que selló en las semifinales del Este el pasado mes de mayo, cuando tumbaron de The Process por 4-1. De momento, Philadelphia sigue a raya.