Eslovenia arrasa y priva a España de la final del Eurobasket

Cuesta trabajo recordar un castigo tan severo a la selección española. Tan inalcanzable como el que este jueves preparó al equipo que dirige Sergio Scariolo. 72-92 final en el primer encuentro de semifinales del . Ni los Estados Unidos en Juegos Olímpicos se habían pavoneado en tal procesión de victoria cuando tuvieron delante a los Gasol y compañía. La realidad es que el conjunto esloveno fue mejor en todo y accede a la final del torneo, de manera merecida, sin encontrarse con la derrota en los ocho partidos que ha disputado.

Eslovenia interpretó un guión de Oscar el día que más necesario era hacerlo. Fue netamente superior a en todos los aspectos: ataque, defensa, intensidad, suerte, ganas, hambre, lectura, tiempos del partido, titulares, banquillos, estrellas, momentos clave… Todo. Y tal catálogo de bondades se tradujo en un equipo en plena fase de flujo —el más alto peldaño de confianza que la mente puede alcanzar— espoleada por y , los dos hombres del partido.

Dragic y Doncic

El combinado esloveno agujereó a España por casi todos los frentes. De tres puntos, por dentro, o en las penetraciones inteligentes con las que sobre todo Dragic hacía manar la sangre de su rival. El base de Miami terminó con 15 puntos, 5 asistencias y 6 rebotes y actuó como punto de partida del alud esloveno. También soterró de nieve a España Doncic, 11 tantos, 12 rebotes y 8 asistencias firmó el lampiño astro.

Ambos jugadores interpretaron el encuentro con maestría y sobriedad. Lecturas certeras del pick and roll, acierto exterior desmedido y penetraciones furtivas que desangraban a España. Lección de dirección y ejecución de los dos bases eslovenos.

Acierto exterior

Con inestimable cooperación de Anthony Randolph —15 puntos— y el resto de la hueste eslovena, la defensa de España concedió más de la cuenta. Para colmo de males en la aún campeona continental, el aro pareció un helipuerto sin escalas para Eslovenia: 56 por ciento de acierto en triples y 50 en tiros de dos.

El tino de España anduvo bastante lejos de valores tan hinchados, con un 26 por ciento en tiros de tres puntos. La selección de Scariolo había dado señales de no ir subida en un Ferrari en anteriores partidos, y ante el rival más duro del torneo hizo buenos los augurios más grises.

Sin acierto España

Durante el choque de semifinales, la selección española siempre vio en la distancia a Eslovenia y tal mala costumbre terminó por solidificar una distancia insalvable. , con 16 puntos, fue el máximo anotador de un equipo en el que ningún jugador pudo recoger la capa de súper héroe que Marc Gasol había paseado en cuartos de final. El propio Marc terminó con 12 puntos, 10 rebotes y 4 asistencias y Ricky Rubio, con 13 tantos.

No pudo ser para España, campeona en 2015, que tendrá que cicatrizar heridas con la luchas por el bronce ante el perdedor de la otra semifinal, Rusia-Serbia. Eslovenia salió y fue mejor. En todo y con unas formas rara vez vistas en un rival de España en los últimos años. No hubo más historia. Sin embargo, la eterna generación de los Gasol, Navarro y relevos que han ido llegando después puede resbalar una vez, no por ello dejarán de ser afines a la categoría de campeones.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Boris Diaw jugará en la liga francesa

New York Knicks, muy cerca de hacerse con Jarret Jack

Siguiente