España sigue invicta pero agudiza sus malas sensaciones

Salió cara, pero bien podía haber tocado una cruz que habría sido un escopetazo en el muslo antes de comenzar la segunda fase del . terminó venciendo a Irán (73-65) con todos los problemas del mundo, un resultado algo mentiroso y, lo que es peor, sin sacudirse la tonelada de dudas que sigue arrojando su juego en el torneo.

Persistió toda la espesura y enredos de la primera parte ante Túnez y del choque ante Puerto Rico. Incluso se multiplicaron conforme transcurrían los minutos e Irán seguía por delante en el marcador. Varias buenas defensas encadenadas de España certificaron la victoria (tres de tres en la primera fase) a solo dos minutos del final. O menos. Solo dos minutos de 40 siendo superior a un equipo de perfil tan bajo como el asiático… Porque sí, es un Mundial y cualquiera salta a tu cuello, pero era Irán. Antes del suspiro final, España apenas había dominado el marcador y sí atravesado un sinfín de resbalones para no terminar domando el partido.

Continuó también el dichoso desacierto exterior, camuflado por algunos intentos finales fructíferos que dejaron en 9 de 30 (30%) la tarjeta de tres puntos final.

, 16 puntos, fue el máximo realizador en una rotación española más aletargada de lo habitual, que no cumplió en ataque durante la mayor parte del partido y que en defensa tampoco exhibió todo su armamento.

(11 tantos, 4 rebotes, 3 asistencias), Juancho Hernangómez (11, 10 rebotes) o Rudy Fernández (9 puntos), que acabó con un esguince en el tobillo y es duda para los siguientes partidos, también sujetaron las riendas durante algunos instantes.

Segunda fase: Italia y Serbia

La única lectura positiva es que la segunda fase empieza en un par de días y España debutará como invicta (3-0). Los resultados de la primera ronda cuentan en la venidera, por lo que una victoria más podría asegurar el pase a cuartos. Serbia (también 3-0) e Italia serán los rivales del segundo acto del Mundial. Ante la selección transalpina estará la verdadera reválida para el equipo de , pues una victoria supondría poner pie y medio en cuartos de final. Si se gana ante Italia, podría haber tropiezo sin consecuencias frente a Serbia.

De hecho, los balcánicos son un avión que por ahora ha mostrado un nivel muy superior al de España. Lo lógico sería una colleja detrás de otra el domingo ante el equipo de Sasha Djordjevic.

Dudas

Desde luego, de continuar por los cerros de Úbeda en lugar de en su mejor versión, el equipo español sufrirá muchísimo ante ya selecciones gráciles como Italia y apabullantes como Serbia. Será entonces cuando se tase el nivel real en este Mundial. No antes, frente a una Irán que por momentos pareció del todo capaz de irse del Mundial (eliminada) con una cabellera de recuerdo.

España terminó salvando el pellejo pero ofreció una imagen de preocupación máxima. En anteriores citas internacionales la selección tampoco embragó correctamente en las primeras campas y luego sí despertó; en esta ocasión podría ocurrir lo mismo pero las dudas son mayores que nunca.

(Fotografía de portada: Zhizhao Wu/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Rui Hachimura, satisfecho con su verano de aprendizaje

Quinta jornada del Mundial 2019: Serbia es un avión

Siguiente