Estados Unidos se da otro paseo ante China

Nueva paliza de Estados Unidos en su camino de preparación para Río 2016. La débil selección de China de nunca fue rival para una selección estadounidense que pese a mostrar todavía algunos problemas de ajuste parece insuperable cuando defiende con intensidad, imponiéndose por un contundente 106-57. La inmensa calidad ofensiva de jugadores como y y una profundidad de banquillo imposible de igualar por ninguna otra selección hizo el resto ante una superada selección china.

El comienzo no fue demasiado brillante para Estados Unidos. Con un quinteto donde solo Carmelo Anthony repetía entre los titulares del amistoso de hace dos días ante Argentina, el Team USA tardó en entrar en calor en ataque, con un nada impresionante 4-4 de salida ante China tras 6 minutos de juego. Pero la salida de Klay Thompson, Kevin Durant y desde el banquillo cambió pronto la dinámica con un rápido parcial de 11-0 para abrir distancias. Al final del primer cuarto, Estados Unidos había hecho olvidar ya su titubeante comienzo con un 26-13 a su favor, con 9 puntos sin fallo de Durant.

China intentaba plantar cara desde fuera del arco, pero su incapacidad para imponerse en la pintura o contrarrestar el surtido arsenal estadounidense era dolorosa. Especialmente decepcionante fue la actuación del pívot , recien drafteado por los Rockets, incapaz de sacar partido de la movilidad y envergadura que le hicieron entrar en la órbita NBA. Con solo el veterano Yi Jianlian capaz de contrarrestar dignamente a su rival, Estados Unidos seguía escapándose plácidamente. De forma especial, sus dos pívots DeMarcus Cousins y DeAndre Jordan tuvieron momentos para lucirse en el segundo cuarto, llegando con un rotundo 55-29 al descanso.

Con el partido sentenciado, DeAndre Jordan se permitió levantar con sus mates y tapones al público del Staples Center, su pabellón habitual. Ambos equipos bajaron comprensiblemente la tensión competitiva, con la diferencia llegando a los 40 puntos (78-38) al final del tercer cuarto para una selección estadounidense que se dio un banquete de tiros abiertos en los últimos minutos. Al final, el 106-57 definitivo habló de forma clara sobre la abismal diferencia entre Estados Unidos y el que posiblemente sea el equipo más flojo de los que componen el cuadro final olímpico.

Tras los 40 minutos de partido (duración FIBA), el máximo anotador fue, como ante Argentina, Kevin Durant con 19 puntos y 5 asistencias en solo 18 minutos jugados. Klay Thompson aportó 17 puntos y DeMar DeRozan 13 para un Team USA donde ningún jugador pasó de 20 minutos. Por China, el ex-NBA Yi Jianlian acabó con 18 puntos y 7 rebotes, y el base reserva Zhao Jiwei con 14. El próximo amistoso de Estados Unidos será el martes 26 ante, de nuevo, la selección china. Será de paso el primer partido de Kevin Durant en el Oracle Arena, el que será su nuevo hogar en la próxima temporada.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

El optimismo se dispara en Phoenix

Chris Bosh espera dar un paso más hacia su regreso

Siguiente