Estos Rockets dan miedo: nueva paliza a Utah y triple-doble de James Harden


Houston ha cumplido con creces en sus dos primeros compromisos en casa ante los Jazz y se va a Utah con un claro 2-0 que, más allá del tanteo propio de la serie, deja en claras condiciones a los texanos de pasar ronda si atendemos a las sensaciones mostradas sobre el parqué. Anoche,Game 2 y nueva paliza de los Rockets a los Jazz. Esta vez, 118-98, todo decidido desde el primer cuarto, cuando un 39-19 de salida de los de Mike D’Antoni desarboló por completo a un equipo, el de Utah, que no sabe cómo ganar a los Rockets. Han perdido los cuatro últimos partidos, si incluimos dos de Temporada Regular, contra el plantel texano.

Si el primer cuarto fue poco, los Rockets y Harden se encargaron de dejar todo arrasado al descanso. Para ese momento, los locales vencían por un claro 70-44. Los Jazz, ni un mísero segundo por delante en la velada, tendrán que probar fortuna en días mejores, quizá en Salt Lake City, porque su paso por Texas ha sido menos igualado de lo que un duelo entre el 4º y el 5º del Oeste podría dar a entender.

Y Harden. Al descanso llevaba 25 puntos. Terminó con 32, además de 13 rebotes y 10 asistencias. Triple-doble, el tercero de su carrera en los playoffs. Y en poco más de media hora. Están a un nivel tal los Rockets en esta serie que se permiten el lujo de que su estrella descanse.

No le importa cómo le defiendan. Da igual que Ricky Rubio se coloque negándole su izquierda, que da la sensación ahora mismo de que eso poco hace para que La Barba destroce a sus rivales. Ayer jugó e hizo jugar, anotando y distribuyendo, para liderar unos Rockets donde no hizo falta mucho más que él y el buen rendimiento del quinteto titular para dar un golpe en la mesa.

Confianza total

“No hay nada que nadie pueda decir para motivarme. Ya lo estoy. Llevo así los últimos cinco años”. El claro candidato al MVP se refirió así a su prodigioso estado de forma en la rueda de prensa posterior al duelo, donde tuvo un recuerdo para el recientemente fallecido en un tiroteo Nipsey Hussle: “Ese nombre nunca morirá. Este viaje en el que estoy es para él. Simple y llanamente.”

P.J. Tucker, otro de los destacados anoche (16 tantos), no tuvo complejos a la hora de valorar el trabajo que están haciendo los Rockets y de lanzar un aviso a Utah, que ya sabe lo que hay, y a los que pudieran venir luego. “Cuando hacemos lo que hacemos, no creo que nadie pueda ganarnos. Es un hecho.”

En los Jazz, más allá de la pesadilla que supuso para él defender a Harden, Ricky Rubio firmó un buen partido de 17 puntos, 4 rebotes, 9 asistencias y 4 robos. El tercer partido, este sábado en Utah.

(Fotografía de portada: Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.