Eterno Tim Duncan: Guió a los Spurs al triunfo ante los Celtics

Sin , y Tiago Splitter. Así se presentaban los en Boston, pero aún les quedaba en la manga la carta de .



Durante la primera mitad pasó inadvertido con solamente dos puntos, pero fue empezar el tercer cuarto, y la bestia despertó de su letargo. Consiguió durante ese segundo período 23 de sus 25 puntos, convirtiéndose en la tabla de salvación de los de Gregg Popovich para llevarse el triunfo por 92-104.

De hecho, el 1 de 4 en lanzamientos durante los dos primeros cuartos cambiaría radicalmente en ese tercero, donde su acierto en el tiro fue de 4 de 9, y 11 puntos.

“Empecé la segunda mitad exactamente de la misma manera, y al final conseguí que entraran mis tiros”, señaló el mismo Duncan. “Ellos no dejaban de venir a mí y yo sólo las encesté. No hubo nada que cambiase, nada que yo viera”.

Halagos desde ambos banquillos

Su entrenador se deshizo en elogios hacia su veterano jugador, señalando que “Duncan ha tenido la misma conducta desde el primer día que llegó. No se emociona con las victorias ni se viene abajo con las derrotas. Le encanta competir y mantener una actitud real de manera constante, de la que todo el mundo se contagia”.

Desde el otro banquillo, no tuvo problemas en reconocer que Duncan tomó a la perfección el mando del equipo tras el descanso. “Él cambió. Quiero decir, volvió a ser agresivo en los bloqueos. Ya no hay grandes enfrentamientos para él en la NBA o en el resto del mundo”, señaló el técnico de Boston.

Estadísticas obtenidas de Elias Sports Bureau, Basketball Reference y NBA.com