Fallece a los 100 años Sid Hartman, el redactor de las primeras líneas de los Lakers


Sid Hartman dedicó toda su vida al baloncesto. No en la cancha, sino entre bambalinas, con una pluma, un bolígrafo, un pequeño cuaderno o un ordenador en las manos. Ya lo hacía en los años 40, antes incluso de que los Lakers nacieran profesionalmente. Y lo siguió haciendo durante el reciente título de la franquicia angelina, el 17º de su historia.

Como toda una institución en Minnesota y promotor e impulsor de los primeros años en la historia de los Lakers, Hartman falleció este domingo a los 100 años de edad. “He seguido el consejo de que si amas lo que haces, no trabajarás un día en tu vida”, escribió Hartman en su columna publicada el pasado 15 de marzo por su centésimo cumpleaños. “Incluso a los 100 años, puedo decir que todavía amo lo que hago”.

Hartman creció en la pobreza en los suburbios del norte de Minneapolis. Como hijo de un padre inmigrante ruso y una madre letona, a los 9 años comenzó a vender periódicos en las esquinas de las calles del centro de la ciudad. Abandonó la escuela secundaria a los 16 años dispuesto a comenzar su sueño.

En 1947 ya se había asentado como uno de los mejores periodistas deportivos de Minneapolis y su estatus sirvió como pasarela para el establecimiento de una franquicia de baloncesto en la ciudad. Como ya relatamos en nuestro artículo sobre el origen del equipo, el embrión de los Lakers vio la luz en Detroit bajo el denominativo de Gems. Sin embargo, el proyecto no cuajó y sus propietarios C. King Boring y Maury Winston vendieron la franquicia a los empresarios de Minneapolis Ben Berger y Morris Chaflen. La figura de Hartman fue tan importante en la operación que incluso entregó personalmente el cheque por valor de 15.000 dólares a los dueños de los Gems. Entonces, el equipo se mudó a la ciudad y se convirtió oficialmente en los Lakers que todos conocemos.

Aunque Max Winter ostentó el título de presidente del equipo, Hartman afirmó en su biografía que desempeñó el puesto de general manager de facto hasta 1957. Tres años después, el equipo se trasladaría definitivamente a Los Angeles. Antes de marcharse intentó un último golpe maestro para mantener a los Lakers en la cima tras la era de George Mikan: traspasar a Vern Mikkelsen y reemplazarlo con Bill Russell. “Si hubiéramos hecho ese trato habríamos tenido tenido el núcleo de otro gran equipo y el Sr. Auerbach no habría logrado su buena racha. Habría cambiado toda la historia de la NBA y los Lakers nunca se habrían mudado a Los Ángeles”, explicó Hartman al Los Angeles Times.

Así, dedicaría el resto de su vida a la escritura y cobertura deportiva. Su característico estilo brusco, directo e irónico lo convirtieron en el favorito de los aficionados, los jugadores, los entrenadores y el resto de compañeros de profesión. Por ello, su reputación de cascarrabias no le impidió ser el habitual centro de atención de saludos, palabras de cariño y autógrafos, los cuales siempre complacía. Asimismo, la cobertura favorable que brindó a los equipos deportivos locales le permitió un acceso inigualable entre bastidores a jugadores, entrenadores y ejecutivos. Se le dio vía libre para andar por donde quisiera y cuando quisiera.

Su pasión por la escritura era tal que siguió escribiendo hasta el final de sus días. Cuando se publicó su última columna, coincidiendo con el día de su cumpleaños, el Star Tribune calculó su número total de artículos firmados en un total de 21.149.

Muestras de dolor desde los Timberwolves

Sid Hartman era una eminencia en la ciudad de Minneapolis, sin cuyo nombre no se entendería la realidad deportiva del lugar. Así, no es de extrañar que desde los Timberwolves se hayan pronunciado para expresar su dolor mediante un comunicado especial por parte del propietario Glen Taylor, quien hablaba frecuentemente con el periodista.

(Fotografía de portada de Stephen Maturen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.