Festival de Embiid ante los Lakers: 46 puntos, 15 rebotes, 7 tapones

El mejor partido de la carrera de . El mejor partido de la carrera de . El mejor partido de la corta carrera de . y ofrecieron un bonito espectáculo en el que dos equipos jóvenes y con futuro se emplearon a fondo en un encuentro que podría ser el primero de muchas futuras batallas.

Philadelphia ganó en su visita al Staples Center por 109 a 115 gracias a la monstruosa exhibición de Joel Embiid y al siempre excelente juego de . La pareja de jóvenes de los 76ers debe empezar a ser una preocupación para sus rivales en años futuros.

Embiid realizó el mejor partido desde que es profesional terminando con unas estadísticas que quedan grabadas a fuego en la historia: 46 puntos, 15 rebotes, 7 asistencias, 7 tapones con 14 de 20 en tiros de campo y 16 de 19 en tiros libres. “Estoy al 69 por ciento, trabajando aún en mi acondicionamiento”, declaró Embiid al término del encuentro a las cámaras de NBA TV.

Según ESPN Stats, es la primera vez que la NBA registra un partido en el que un jugador logra al menos 45 puntos, 15 rebotes, 7 asistencias y 7 tapones desde que los tapones se empezaron a contabilizar en la temporada 1973-74. El pívot resultó absolutamente imparable en un escaparate especial y los intentos de Luke Walton por frenarle con Julius Randle resultaron baldíos. Desde que lo hiciera por última vez Allen Iverson en 2006 un jugador de los 76ers no había anotado al menos 46 puntos. “Es un problema”, declaró Walton cuando le preguntaron por Embiid.

Pero los 76ers no son solo Embiid. Al center le ayudó Ben Simmons, quien dejó un gran recuerdo en su segunda aparición en el Staples Center al rozar el triple-doble con 18 puntos, 9 rebotes, 10 asistencias y 5 robos con 8 de 13 en tiros de campo.

Los Lakers de Ingram, Kuzma y no de Ball

Los Lakers se mantuvieron en el choque en todo momento e incluso llegaron a empezar el último cuarto con ventaja en el marcador pese a su escaso acierto en tiros de campo (38,5 por ciento) y triples (11,1 por ciento). Pero es que dos de sus jóvenes talentos batieron los récords personales de anotación superando el 50 por ciento de efectividad en los lanzamientos mostrando que cada día que pasa están más preparados para la NBA.

Brandon Ingram cosechó 26 puntos, 11 rebotes y 3 asistencias en el que es sin duda su mejor actuación desde que aterrizó en la liga norteamericana. Y Kyle Kuzma, la joya que encontraron los Lakers en el último Draft también batió el récord de su corta carrera con 24 puntos en 31 minutos.

La de arena la dio . El base volvió a disfrutar de pocos minutos —21— en los que apenas pudo lograr 2 puntos, 2 asistencias y 5 rebotes además de fallar los 6 triples que intentó para completar un paupérrimo 1 de 9 en tiros de campo. Ball volvió a quedarse en el banquillo durante los últimos 16 minutos del partido, al igual que sucedió en el anterior encuentro ante los Suns.

Los Lakers (6-9) han perdido cuatro de sus últimos cinco partidos, mientras que los 76ers (8-6) han ganado siete de sus últimos nueve y siguen escalando posiciones en la Conferencia Este. Los dos son equipos que aparentan tener un brillante futuro, pero vista la actuación de hoy parece que Philadelphia alcanzará su techo antes. Embiid y Simmons ya están listos.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Karl-Anthony Towns para tumbar a los Spurs

Atlanta logra el triunfo más abultado de su historia

Siguiente