Fizdale, feliz por las aspiraciones de Memphis


Los entrenadores se suelen cambiar porque las cosas van mal y, por tanto, el que llega tiende a encontrarse una situación en la que realizar una reconstrucción –en mayor o menor medida– se hace necesario.

Ese no es el caso de David Fizdale. El nuevo entrenador de Memphis Grizzlies hereda un proyecto que camina con paso firme, que ha sumado 50 o más victorias en tres de los últimos cuatro años y que no sólo ha mantenido a una pieza esencial en la agencia libre, Mike Conley, sino que ha incorporado a otra de envergadura similar, Chandler Parsons.

Con esos ingredientes, además de la recuperación de Marc Gasol, no es extraño que Fizdale se muestre contento por lo que atisba en el horizonte; es más, admite que era justo lo que quería: hacerse con un equipo que pudiese ganar desde el primer momento.

“Siendo honestos, era la única situación que me convencía. No quería hacerme cargo de una reconstrucción. No tengo miedo de entrenar a los chicos, pero voy a hacerlo para ganar y mantener un nivel alto. Estaba contento por eso. No sé si los demás tomaron las posibilidad de trabajar en Memphis como deberían haberlo hecho. Rara vez se encuentra un sitio con tantos jugadores de eficacia probada. Vi la oportunidad de llevar un buen equipo a ser excelente. Si pudiera haberse dado cualquier situación, hubiese elegido ésta”, expresa a Boston Globe.

Caminos opuestos

Fizdale, alguien que se ha hecho con un sitio a base de trabajo silencioso en Miami, se estrenará en la NBA como entrenador jefe inmerso en un proyecto ganador; justo lo contrario que su predecesor, Dave Joerger, que abandonó Memphis para hacerse cargo de unos Sacramento Kings que acumulan muchos años en reconstrucción.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.