Francia se cuelga el bronce ante Lituania de la mano de Nicolas Batum y Boris Diaw

MADRID / ENVIADO ESPECIAL

Pese al cansancio –habían peleado por la final hacía solo 18 horas–, se aposentará en el tercer escalón del podio mañana. La selección gala derrotó a en el partido por el bronce y, así, cierra un de sobresaliente con un merecido tercer lugar en el ranking final.

y fueron quienes iluminaron el camino de su selección. El alero de los Blazers volvió a mostrarse incontenible en ataque y acabó con 27 puntos. El pívot de los Spurs, por su parte, por enésima ocasión en el torneo, volvió a ejercer de perfecto engrasador del quinteto francés. Con él, y su inteligencia, en pista, todo fue más fácil para el combinado de Vincent Collet.

También merece rescatarse la pelea de bajo los tableros. El pívot lituano terminó con 25 tantos y 9 rebotes, aunque olvidó su determinación en los compases decisivos.

Comenzó el partido con las fuerzas bastante parejas; y con Batum sin haber enfriado sus muñecas durante la noche del viernes. El de Portland hizo 8 puntos solo en el primer cuarto. Tuvo el apoyo de un acertado Joffrey Lauvergne, que terminó el partido con 13 puntos y 9 rebotes. Diaw repartía juego y protagonismo desde el poste alto para que el grueso del equipo francés produjera el máximo posible.

El último cuarto

Al descanso, 42-43 para Francia tras dos cuartos nulos y el medallista aún por decidir. No obstante, en el tercer periodo, de la mano, sobre todo, de Jonas Valanciunas y por fuera de Martynas Pocius, Lituania estableció un confortable colchón de 10 puntos. Hubiera podido ser el certificado suficiente para subir al podio al final del partido, no obstante, Francia, de la mano de Batum y Diaw, se levantó para ganar el partido. El último cuarto destiló, por ambos bandos, emoción y abundancia ofensiva.

Además de sus 27 puntos, Batum también coordinó líneas desde atrás con una gran defensa. Logró, además, 3 robos de balón. Diaw, crucial en el intervalo decisivo del encuentro, agregó 15 puntos a la producción ofensiva y terminó con 4 asistencias. Su obra desde el poste alto, nuevamente, fue para grabar en vídeo y mostrar a los menos entendidos. También Thomas Heurtel colaboró a la causa y terminó con 13 puntos y matando el partido en los tiros libres.

Así, Francia, de la mano de sus estrellas NBA, se colgó el bronce en Madrid, y su primera medalla mundialista de siempre, echando el telón a un Mundial para recordar. El galardón francés supone el segundo consecutivo después del oro continental del verano pasado.

 

Imagen: FIBA.com

 

 


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Vídeo: revive la exhibición de Nicolas Batum frente a Serbia

Nicolas Batum: “Francia nunca había hecho medalla en un Mundial, es un gran logro”

Siguiente