Channing Frye acaba con Charlotte a base de triples

El partido entre dos de los mejores equipos de la Conferencia Este no defraudó. Todos sabíamos antes de empezar de lo que eran capaces los , pero la mejor noticia fue que los –lejos de tener vértigo o dejarse impresionar por el escenario– jugaron de tú a tú a los actuales campeones hasta llegar por delante al último cuarto, momento en el que y los triples de cerraron el partido con un 100-93 a favor de los Cavs.

La igualdad fue la dominante desde el salto inicial. En 10 minutos la mayor ventaja que se vio en The Q fue de cuatro puntos a favor de Cleveland; sin embargo, tres triples consecutivos de los locales amenazaron con romper el partido al dar una renta de 10 puntos. Fue un espejismo, los de Carolina del Norte no iban a dejarse intimidar.

Tirando de un banquillo mucho más acertado que en pasadas noches –se fueron a 25 puntos por 16 de sus rivales en la primera parte– Charlotte fue acortando distancias. Mención especial merecen los tres triples de un Marco Belinelli casi infalible desde más allá del arco. Con él, con Kemba Walker anotando al ritmo que ya nos tiene habituados, y con un LeBron James irreconocible –se quedó en 4 puntos al descanso– los Hornets acabaron por dar la vuelta al electrónico hasta irse a los vestuarios dos arriba (52-54).

En el tercer cuarto no cambió el panorama. Cierto es que Cleveland apretó en defensa –Charlotte se quedó en 18 puntos–, pero en ataque seguían con muchos problemas, llegando a fallar en una jugada hasta cinco tiros consecutivos. Protagonista de ese desacierto era LeBron James, a quien Michael Kidd-Gilchrist –autor de un doble-doble de 11 puntos y 10 rebotes– limitó a un 3 de 14 en tiros de campo en los primeros 36 minutos.

A base de triples…

Aprovechando que los Hornets no salían de su particular pájara ofensiva –6 puntos en 5 minutos del último cuarto mientras Kemba Walker (autor de 21 puntos) seguía incomprensiblemente en el banquillo–, los Cavs usaron una de sus mejores armas, el triple, para poner tierra de por medio. La táctica que más le gusta a LeBron, la de cuatro jugadores abiertos más él en pista, daba resultado al ritmo que marcaba Channing Frye, que se fue hasta los seis triples anotados para acabar como máximo anotador de su equipo con 20 puntos.

… y suplentes

Aún cuando Charlotte acortó distancias hasta colocarse a cuatro puntos a falta de minuto y medio, Tyronn Lue mantuvo su plan; es decir, jugar todo el último cuarto con Lebron y cuatro suplentes. Le salió bien la jugada. (19 puntos) y (17 puntos y 11 rebotes) veían tranquilamente sentados como James finiquitaba la noche con un nuevo triple –Cleveland acabó con 14– que ponía el partido 99-90 a falta de 45 segundos.

Igualan su mejor comienzo

Con este triunfo los Cavs se afianzan en la primera plaza del Este con un 8-1, récord que les sirve para igualar el mejor inicio de su historia, el cual se produjo el año pasado, el año en el que colocaron el primer anillo de la historia a Cleveland.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

James Harden muta a jugador total

Malone honra a Jokic por aceptar su suplencia

Siguiente