Fuego cruzado entre Kerr y Trump

Que es un provocador nato y que atiza sin miramientos a todo crítico con su gestión al mando de la nave de la Casa Blanca no es noticia. Así como tampoco lo es decir que el Presidente de los Estados Unidos de América domina las redes sociales como si fuera el mejor community manager del mundo (que no lo es, pero sí el más poderoso, y, por ende, viral).

En esta ocasión los damnificados han sido y . Ambos entrenadores han sido acusados por el máximo mandatorio americano de ser “demasiado complacientes” con China durante su participación por esos lares durante el Mundial de Baloncesto disputado en suelo asiático.

El último dardo envenenado de Trump fue lanzado hace unos días desde la Casa Blanca cuando castigó al entrenador de los Warriors con duras palabras. “Era como un niño pequeño, estaba tan asustado que incluso no fue capaz de responder a la pregunta. No pudo responder la pregunta, estaba temblando ‘Oh, oh, oh, no sé. No sé’”, relató Trump en declaraciones recogidas en múltiples medios.

Trump expresaba este sentimiento a colación de la respuesta de Kerr en rueda de prensa cuando fue preguntado por su opinión acerca de las declaraciones del general manager de Houston, Daryl Morey, quien la semana pasada, retuiteó una imagen en apoyo a los manifestantes antigubernamentales en Hong Kong.

“Es divertido ver cómo Steve Kerr se arrastra y se queja cuando se le hace una simple pregunta sobre China. Es débil y patético”, añadió Trump.

Kerr responde a Trump

La respuesta del tricampeón NBA como entrenador no se hizo esperar. “Estuve pensando en mis diversas visitas a la Casa Blanca. He tenido una vida privilegiada y me reuní con los últimos cinco presidentes antes de Trump. El primero fue en 1984, cuando Ronald Reagan nos invitó a mi madre y a mí seis meses después de que mataran a mi padre en un ataque terrorista. El presidente Reagan y el vicepresidente Bush nos invitaron al Despacho Oval y estuvieron casi media hora con nosotros. Había dignidad y respeto en la presidencia y es triste que ahora todo eso se haya derrumbado. Hace 35 años no se tenía en cuenta de qué lado estabas ni a qué partido político apoyabas. Simplemente todos éramos estadounidenses”, expuso el entrenador. “Mi esperanza es que podamos encontrar una persona madura e intentar restaurar algo de dignidad en el Despacho Oval”.

También para Popovich

Pero Trump no gasta solo una bala si tiene a tiro a más de una posible presa. El receptor del otro tiro fue Popovich, siempre contrario a la gestión de Trump, al que dedicó también unas palabras: “Vi a Popovich más o menos lo mismo, pero en realidad no parecía tan asustado. Hablan mal de Estados Unidos, pero cuando hablan de China, no quieren decir nada malo. Pensé que era bastante triste, en realidad”.

A este respecto, Popovich y muchos otros entrenadores NBA (como Doc Rivers, otro crítico contra la administración Trump) han preferido no opinar sobre este delicado tema sobre el conflicto diplomático de la NBA con China. Concretamente, el técnico de los Spurs guardó silencio pero alabó a Adam Silver por su postura de apoyo a la libertad de expresión. También Mike D’Antoni, al que el tema le toca más de cerca, se negó a responder preguntas sobre el asunto después del partido que los Rockets disputaran en Tokio.

Pero al margen del fuego cruzado entre Kerr y Trump, la situación entre la NBA y China es de alta tensión. Políticos de los dos principales partidos de EEUU han pedido al comisionado Adam Silver que la Liga cese sus actividades en el gigante asiático, pero la situación no es tan sencilla.

Y no lo es porque China el mayor consumidor NBA fuera de las fronteras norteamericanas (300 millones de chinos vieron algún partido el pasado curso) y provienen de allí unos fuertes ingresos de derechos de televisión, patrocinios y merchandising que pueden llegar a la nada despreciable suma de 4.000 millones de dólares de acuerdo a CNN.

Lucas Rodríguez colaboró en la redacción de esta noticia.

(Fotografía de portada: Win McNamee/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

¿Marquese Chriss se queda? Eso parece tras escuchar a Kerr