Fultz llama a la puerta: triple-doble y victoria ante Lakers


Orlando deja en nueve la racha de triunfos consecutivos de la franquicia angelina

Steve Clifford dijo a mitad de noviembre que desde ese momento veríamos otro Markelle Fultz y no se está equivocando. Anoche, en el mejor escenario posible, el Staples Center frente a Los Angeles Lakers, el base se lució con un triple-doble para liderar el triunfo de Orlando Magic por 118-119.

El que fuese número 1 del draft de 2017 firmó exactamente 21 puntos, 11 rebotes y 10 asistencias en 33 minutos de juego. Se trata del segundo triple-doble que lograr en su carrera y del primero del actual curso. Los números son incontestables, pero no reflejan realmente el peso que tuvo en la victoria de los de Florida. Cuando todo hacía indicar que los Lakers certificarían la remontada –llegaron a perder por 21 puntos en la segunda parte–, Fultz impuso su ley.

Con una exigua renta de dos puntos a falta de un minuto, el point guard lograría dos canasta que serían decisivas. Sobre todo la segunda de ellas, la cual llegaba para responder a un triple de LeBron James y mantener a los suyos tres puntos arriba. Con 115-118 para los Magic, El Rey podría haber anotado un triple que forzase la prórroga. Pero no. La noche en Hollywood estaba preparada para que los focos apuntasen a Fultz.

El base de tercer año estuvo excelente, pero para ganar a los Lakers –que llegaban al encuentro con una racha de nueve victorias consecutivas– se necesita más, y Orlando lo tuvo. Aaron Gordon se fue hasta los 21 puntos mientas que Wes Iwundu lograba la mejor marca de su carrera al conseguir 19, misma cifra que aportaría Nikola Vucevic.

Remontada de la segunda unidad

Orlando empezó la segunda mitad como un tiro hasta situarse con 21 puntos de ventaja mediado el tercer cuarto. En ese momento parecía que los Magic podrían manejar la renta para vivir un final de encuentro hasta cierto punto apacible. Nada más lejos de la realidad. La segunda unidad de los Lakers dijo ‘aquí estoy yo’ para eliminar la diferencia en un abrir y cerrar de ojos. A base de triples, Quinn Cook (22 puntos, Troy Daniels (17 puntos) y Kentavious Caldwell-Pope (17 puntos) pusieron a los de oro y púrpura en situación de ganar. No lo lograron, pero el hecho de que estuviesen tan bien supone una nota positiva para un equipo que tiene un solo objetivo en mente: el anillo.

LeBron James por su parte acabaría la noche con una hoja estadística de 19 puntos y 19 asistencias. La estrella de los Lakers igualó la mejor marca de su carrera en pases de canasta pero no pudo evitar la derrota de los suyos. Justo en esa faceta, la de asistencias, sigue liderando la NBA con un promedio de 10,7. Tras él, en segundo lugar, aparece Ricky Rubio co 9,3.

Bajas en Orlando

Los Magic conquistaron el Staples sin contar con varios de sus jugadores más importantes. A las bajas de larga duración de Jonathan Isaac y Al-Farouq Aminu se sumó anoche la de Evan Fournier, cuya ausencia se confirmó poco antes del partido. Los de Florida tampoco pudieron contar con D.J. Augustin, quien continúa con problemas en la rodilla izquierda, ni con Michael Carter-Williams, quien acumula doce encuentros alejado de las pistas por un esguince en el hombro izquierdo.

Esperando a Davis

Anthony Davis fue baja por cuarto partido consecutivo desde que sufriese una aparatosa caída ante New York Knicks el pasado 8 de enero. Aunque los servicios médicos del equipo descartaron que sufriese alguna lesión de importancia y le declarasen apto para jugar inmediatamente, los dolores en la zona afectada por el golpe lo mantienen en reposo. En todo caso, se espera que su regreso a la acción no se dilate mucho más. Sin él los Lakers han ganado tres partidos y perdido uno de los últimos cuatro.

(Fotografía de Christian Petersen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.