‘Game winner’ y 42 puntos de Curry ante los Clippers

Ya tocaba. llevaba unas semanas relativamente tranquilo (dentro de los márgenes de su genialidad), y no era sino cuestión de tiempo que esta calma previa acabase derivando en una tempestad en forma de exhibición baloncestística. Los fueron la víctima, y, aunque capearon el temporal como pocos habrían hecho en el Oracle, poco se puede hacer cuando el dos veces MVP entra en modo aniquilador.

El base se encargó de tumbar a los angelinos con 42 puntos, incluida la canasta que supuso el definitivo 129-127 a falta de cinco décimas de segundo. Los de Doc Rivers, que plantaron cara en todo momento, habían logrado empatar el choque de la mano de Avery Bradley con un parcial de 0-7 en el último minuto y medio, pero no fueron capaces de evitar la acción final. Curry recibió el balón, quedó emparejado con Harrell tras un bloqueo directo, y atacó el aro sabedor de que aquella bandeja no podía no acabar dentro, desatando el delirio en Oakland y dando a los suyos la 23ª victoria de la temporada.

A sus 42 tantos, logrados con un 12/22 en tiro (6/15 en triples), Stephen añadió 6 rebotes y 2 asistencias, y logró además terminar el choque sin perder ningún balón. Esto le convirtió en el segundo jugador capaz de lograr 40 o más puntos sin pérdida en lo que va de temporada, algo que solo había logrado Anthony Davis.

Durant o la genialidad en segundo plano

En cualquier otro contexto, un jugador que termina un partido con 35 puntos, 12 rebotes, 5 asistencias y 3 tapones sería el eje central del mismo, pero jugar en estos tiene también su lado negativo. Al igual que otras veces es quien deja en segundo plano grandes actuaciones de Curry, anoche le tocó al alero dar un paso a un lado pese a firmar un encuentro de un nivel sensacional. Siempre que se discute acerca del posible MVP, se habla de la dificultad de ambos para ganarlo por el hecho de jugar juntos, pero si, como anoche, les vale para ir sumando triunfos, es posible que los beneficios sean mayores que el supuesto problema.

Con la miel en los labios

Pese a haber jugado la noche anterior y visitar la cancha de uno de los mejores equipos de la NBA, los Clippers estuvieron cerca de protagonizar una machada que habría vuelto a situarles en la zona alta de su conferencia. En apenas 24 horas, el cuadro angelino se midió a los dos mejores equipos del Oeste, y el balance a sacar es bastante positivo: paliza a los Nuggets y partido competido en el Oracle. No está mal para un equipo que hace solo una semana parecía en crisis tras ganar solo uno de sus últimos siete choques.

, con 32 puntos y 9 rebotes, fue el mejor jugador de los de Rivers, y se apoyó, como de costumbre, en y , ambos con 25 tantos. Este último se encargó de liderar a la segunda unidad, autora de 53 puntos (34 más que el banquillo de Golden State), pero no fue suficiente para compensar las barbaridades de las dos estrellas locales. En partidos como el de anoche, quizás nada lo fuese.

(Fotografía de portada: Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Seis años de regalos envenenados para Anthony Davis

Doncic fuerza la prórroga pero no evita la derrota de Dallas en Portland

Siguiente