Garnett lamenta no haber llegado antes a Boston con Pierce y Allen


El Hall of Fame cree que de haber formado antes el Big Three tendrían dos o tres anillos más

2007. Ese fue el año que cambió la carrera de Kevin Garnett en la NBA. El nuevo miembro Hall of Fame, quien había pasado doce campañas en Minnesota Timberwolves sin llegar a superar la primera ronda de playoffs en más de una ocasión, salía aquel año con rumbo a Boston para unirse allí a Paul Pierce y Ray Allen. El movimiento no le pudo salir mejor. Anillo en 2008, Finales en 2010 y varias campañas entre los mejores conjuntos de la Liga. Sin embargo, el MVP de 2004 quería más. Echando la vista atrás, ahora lamenta que aquel conjunto no se formase antes.

“Jugar con Paul y con Ray… Venir a Boston… Fue un desafío enorme en mi vida. Probablemente fue una de las decisiones más importantes entre las que tomé en mi carrera, y me alegro de haberlo hecho. Deberíamos habernos juntado un par de años antes, ¿verdad? Probablemente estaríamos aquí sentados con dos o tres anillos más. Pero no pasa nada, todo está bien”, comenta a ESPN.

No podemos llevarle la contraria. Viendo el resultado que dio la unión de los tres por supuesto que haber comenzado en 2004 o 2005 les hubiese dado más tiempo –se juntaron con 30 años– para poder marcar una época en la NBA. No obstante, de igual modo podría haber ocurrido que no llegasen a coincidir en ningún momento. Paul Pierce por ejemplo estuvo interesado poco antes de 2007 en irse a Dallas Mavericks. Ray Allen por su parte pasó de Milwaukee Bucks a Seattle Supersonics en 2003. Dar por hecho que hubiese sido posible verles compartiendo camiseta años antes es lanzarse a la piscina sin agua suficiente.

Por otra parte está la cuestión de que reunir a varias estrellas en un solo equipo no era algo habitual hasta que LeBron James abrió tal camino con Miami Heat en 2010. Ahora que los jugadores conversen para elegir un destino común es casi el procedimiento ordinario. En los años 90 e incluso a partir del 2000, cada equipo contaba con una estrella que parecía destinada a pasar allí toda su carrera.

Dicho todo eso, el experimento de tenerlos juntos salió muy bien. Boston conseguiría su primer anillo desde 1986 y los tres jugadores mencionados se estrenaban igualmente como ganadores de la NBA –Allen repetiría en Miami–. La historia es como fue y nada asegura que de haber estado antes juntos hubiese sido mejor, ya que puede ser que hasta 2007 no tuviesen la madurez necesaria para rendir como lo hicieron. Pensar que hubiesen logrado más campeonatos no pasa de la imaginación de cada uno.

(Fotografía de Mark Sagliocco/Getty Images for The Academy of Motion Picture Arts & Sciences)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.