Golden State logra igualar la serie con un imperial Stephen Curry


Warriors 118-Clippers 97

En un partido rodeado de polémica tras el escándalo de índole racial del propietario de Los Angeles Clippers, Donald Sterling, los Golden State Warriors aprovecharon las circunstancias para igualar la serie 2-2.

Un imperial Stephen Curry brilló con 33 puntos y tuvo un récord personal en Playoffs de 7 triples convertidos. Además, el base repartió 7 asistencias y capturó 7 rebotes en  los 42 minutos que estuvo sobre la pista.

“Queríamos salir y centrarnos en todo el trabajo que hicimos en verano, durante todo el transcurso de la temporada para estar listos para playoffs y simplemente queríamos salir y disfrutar de ello. No dejamos que una persona arruinara a todo el mundo”, explicó.

Las polémicas declaraciones que recogió TMZ en las que Donald Sterling no permitía a su mujer llevar a gente de color a los partidos ha desatado toda una serie de reacciones en los Estados Unidos, desde el Presidente Barack Obama hasta los aficionados presentes anoche en el Oakland Arena.

Los jugadores de Los Angeles Clippers hicieron una protesta silenciosa en contra el propietario, en la cual portaron sus camisetas de calentamiento al revés y también llevaron cintas y bandas negras en muñequeras y brazos como señal de disconformidad.

Stephen Curry, protagonista del partido

Pese a que el escándalo de Sterling tomó un gran protagonismo, no fue suficiente para eclipsar el gran partido que realizó el base de los Golden State Warriors. Curry convirtió sus 5 primeros lanzamientos desde el triple para aupar a los suyos 24-39 al final del primer cuarto.

Sus números fueron impresionantes: 10/20 en tiros de campo; 7/14 en triples y 6/7 desde el tiro libre.

“Solo pensé que fueron un equipo muy duro y creo que me quedo corto”, dijo Doc Rivers.

Golden State Warriors superó en todas las facetas del juego a los Clippers.  Tuvo un 55,4% en tiros de campo; un 46,9% en triples y, además, fueron superiores en el rebote (34 a 32) y en pases de canasta (32 por solo 20 de su rival).

El equipo de San Francisco tuvo una impresionante noche y, aunque el ambiente no era el mejor, Mark Jackson no cree que fuera un factor determinante.

“Creo que ambos equipos estaban molestos por los acontecimientos que han sucedido en las últimas 24 horas. Pero mis chicos solo jugaron con gran energía y tuvieron un gran esfuerzo”, explicó el entrenador de Golden State.

Por su parte, Rivers se culpó a sí mismo por no tener preparados mentalmente a su jugadores.

“No voy a negar que teníamos otras cosas en la cabeza”, dijo Rivers. “Solo creo que cuando arranca el partido a nadie le importa eso. A Golden State seguramente no le importaba”, destacó.

Andre Iguodala completó un gran partido con 22 puntos, 9 asistencias y un 6/8 en el lanzamiento. Junto a él, David Lee y Klay Thompson agregaron 15 tantos cada uno y Harrison Barnes, desde la segunda unidad, puso otros 15 puntos en su cuenta.

La nueva disposición de Jackson con la apuesta de un quinteto pequeño funcionó a la perfección. Draymond Green sustituyó en el quinteto titular a Jermaine O’Neal para disputar un total de 41 minutos en pista y realizar ese trabajo sucio que tanto gusta a los técnicos. El conjunto de San Francisco aprovechó el aliento de los más de 19.000 espectadores para igualar la serie 2-2.

En los Clippers, Jamal Crawford fue el máximo exponente con 26 puntos, seguido por Blake Griffin (21 puntos) y Chris Paul (16 tantos y 6 asistencias).

“Tal vez nuestra concentración no estaba en el lugar correcto”, admitió J.J. Reddick, quién logró 12 puntos.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.