Golden State tampoco falla y se mete en las Finales por cuarto año seguido

¿Recuerdan el 3-2 a favor del que gozaban tanto Boston como Houston hace unos días? Ambos evaporados. Cumpliendo la reciente tradición, las Finales NBA 2018 volverán a contar con los mismos protagonistas que en los tres años anteriores: Golden State y Cleveland se enfrentarán en la ronda definitiva por el cetro oficioso de mejor equipo de baloncesto del mundo.

Los se han metido en sus cuartas Finales consecutivas tras imponerse a los por 92 a 101 en el séptimo y definitivo partido de las Finales de Conferencia Oeste. Y, también siguiendo el guión acostumbrado, los hombres de Steve Kerr lograron su objetivo a pesar de un desastroso inicio —42-28 llegaron a ir perdiendo— que arreglaron, como acostumbran, tras un tercer cuarto que determinó el resultado de la noche. “Tuvimos suerte de salir de ahí”, comentó Steve Kerr.

Al descanso los locales habían llegado con una ventaja de 11 puntos, pero, como dice Klay Thompson, “sabemos que podemos hacer que una ventaja de 11 puntos se evapore en dos minutos de buen baloncesto”. El caso es que tras la reanudación el partido cambió de forma dramática. Los californianos comenzaron a encestar a buen ritmo —33 puntos en esos 12 minutos— y los Rockets entraron en barrena iniciando una de las peores rachas de tiro de la historia de los playoffs.

Vivir y morir del triple

Houston ha basado su éxito reciente en usar el tiro exterior como su arma más mortífera. De hecho, el equipo con mejor balance durante la Temporada Regular (65 triunfos), estableció un nuevo récord al intentar más tiros de tres puntos que de dos durante los 82 partidos. Pero el triple fue precisamente lo que evitó que los Rockets accediesen a sus primeras Finales NBA desde 1995.

Houston falló 27 triples consecutivos contra los Warriors desde mediados del segundo cuarto hasta la mitad del último cuarto. En el tercer periodo los jugadores tejanos erraron sus 14 intentos de tres puntos y en el último periodo la cosa no mejoró mucho. Su segunda mitad fue catastrófica: 1 de 21 desde el arco. Al final 7 triples anotados de 44 intentos para los Rockets, una cifra grotesca que contrasta con los 7 triples anotados de 15 intentos de .

Fue un récord negativo ya que nunca un equipo de la NBA había fallado 37 triples en un partido de playoffs y por supuesto tampoco 27 de manera consecutiva. Protagonista de este dato fue , quien firmó la peor noche de su carrera: 9 triples fallados, 12 tiros errados en total y 0 puntos en 42 minutos. James Harden encestó 2 triples de 13 intentos y Eric Gordon hizo 2 de 12.

Los mejores

Y precisamente fue Stephen Curry uno de los mejores de la noche al rozar el triple-doble con 27 puntos, 10 asistencias, 9 rebotes y 4 robos en su haber. El máximo anotador de los actuales campeones fue con 34 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias, mientras que Draymond Green aportó 10 puntos, 13 rebotes y 5 asistencias y Klay Thompson sumó 19 puntos. Tanto Curry, como Durant, como Green disputaron 44 minutos cada uno.

Por Houston el más destacado fue James harden con 32 tantos, 6 rebotes y 6 asistencias, seguido por Eric Gordon y sus 23 puntos y Clint Capela con 20 puntos y 9 rebotes. Lamentablemente para ellos en esta lista no pudo estar , quien se perdió el encuentro por una lesión en los isquiotibiales que, según se filtró justo antes de dar comienzo el séptimo partido, le debería haber mantenido alejado de las pistas entre dos y tres semanas.

La maldición de la segunda parte

“No tuvimos la energía extra que necesitábamos”, dijo Harden tras el partido refiriéndose a las dos partes que han condenado a los Rockets a finalizar antes de lo que esperaban una temporada en la que el título era su gran objetivo.

Los Rockets se desinflaron en las segundas partes del sexto y séptimo partido ante los Warriors, acumulando un 122-63 en contra en esos 48 minutos que hacía del todo imposible cumplir con la misión de eliminar a Golden State. ¿Hubieran rendido de forma diferente con Chris Paul en pista? Probablemente, pero no olvidemos que los Warriors también echaron de menos a uno de sus componentes clave, Andre Iguodala.

Cleveland espera

A fin de cuentas el último enfrentamiento de la temporada será el mismo que hemos visto desde 2015 y de nuevo la ventaja de campo corresponderá a los mismos de estos cuatro años. Golden State y Cleveland se disputarán el anillo a partir de este jueves jugando los dos primeros encuentros en el Oracle Arena de Oakland. El mejor equipo contra el mejor jugador. Otra vez.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Drafteados: homenaje a las temporadas de Celtics y Rockets

Warriors-Cleveland, una de las Finales más repetidas de la historia

Siguiente