Goran Dragic: “Si me seleccionan para jugar el All-Star creo que lloraría”

La primera semana de los Phoenix fue sorprendente. El primer mes parecía un sueño. Hoy, a dos semanas del 2014, los de Arizona son una realidad en la Conferencia Oeste que pelea por alcanzar los playoffs bajo la batuta de desde el banco, y de en la cancha.

El base esloveno de los Suns, con 19.4 puntos y 6.1 asistencias por partido, es el principal señalado en su equipo para poder ser llamado como reserva para el partido de las estrellas. Una situación, que de producirse, sería para Dragic más que un sueño cumplido.

“Si me llaman, probablemente seré el hombre más feliz del mundo. Durante las primeras cinco temporadas ni siquiera podía imaginar o pensar que yo podía estar allí. Si eso sucede, creo que voy a llorar o algo así“, comenta entusiasmado con la posibilidad que se le presenta a Arizona Republic.

Un millón por ser All-Star

Además de la satisfacción personal que supondría verse por primera vez en el All-Star Game, Dragic vería acompañada su felicidad por un cheque de un millón de dólares, ya que tiene firmado con la franquicia un bonus por esa cantidad en caso de que finalmente sea llamado para disputar el partido.