Gordon Hayward alcanza los 30 puntos por primera vez en esta temporada

Aquella horrible lesión que llevó a a un año agotador de rehabilitación no le dejó más remedio que reajustar su juego. Sin embargo, el jugador de los Celtics ha sido capaz de hacerlo y en Boston están felices de comprobar que puede tener el impacto que imaginaban que tendría.

Lo que ocurrió anoche fue buena prueba de ello. Hayward consiguió su mejor actuación de la temporada con 30 puntos, además de nueve rebotes y ocho asistencias. Todo ello sirvió para ayudar a los suyos a ganar su tercer partido consecutivo al batir a los Timberwolves de Minnesota por un resultado final de 118-109.

Con Kyrie Irving al mando del ataque, los Celtics obtuvieron otra victoria de calidad detrás de una actuación destacada de Hayward. “Estoy avanzando lentamente. Creo que mi confianza también está regresando”, dijo Hayward. “Todavía no estoy donde quiero estar, pero es mucho mejor para el equipo que yo ataque a que dude o tenga una actitud pasiva”.

Los Timberwolves se sitúan con un balance de 9-4 en casa y 7-3 desde que traspasaron a Jimmy Butler. Karl-Anthony Towns sumó 20 puntos y 9 rebotes, mientras que Robert Covington se fue hasta los 17 puntos y 10 rebotes. Los Wolves vieron detenida su racha de cuatro victorias consecutivas.

El apoyo de su equipo

Gordon Hayward viene de un año muy duro y su entrenador y compañeros lo saben perfectamente. Por ello, valoran tanto lo ocurrido anoche. Saben que es un momento muy especial.

“Esto no ha sido fácil para él, y todo lo que ha hecho es apretar los dientes, ser un gran compañero de equipo y trabajar duro”, dijo el entrenador Brad Stevens. “Creo que eso es algo muy importante. El año no comenzó como él quería. No está empezando. Pero creo que ha ayudado a dar el ejemplo de lo que este equipo necesita”.

Hayward, que alcanzó la marca de 30 puntos por primera vez desde que anotó 33 puntos para Utah el 4 de mayo de 2017, en los playoffs contra Golden State, anotó 11 de los últimos 15 puntos de Boston en los últimos tres minutos y medio del partido. Enchufó cuatro de cinco tiros desde la línea de tres puntos.

Y Rose en el otro lado

En el equipo contrario había otro jugador que, por desgracia, sabe bastante sobre el tema de las lesiones. Derrick Rose, que ha empezado el curso a un nivel fantástico, hizo todo lo posible para proporcionar la energía y la producción desde el banquillo. Terminó como el máximo anotador de los suyos con 26 puntos y un genial 61 por ciento en tiros de campo. Qué buena noticia que dos jugadores que han sufrido tanto por temas físicos puedan volver a regalar grandes noches de baloncesto.

(Imagen de portada de Christian Petersen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Un tapón de Mitchell Robinson da la victoria a los Knicks

Thon Maker: cuando tenerlo todo no es suficiente

Siguiente