Gordon Hayward aleja aún más a los Kings de playoffs

Vaya días de ensueño para . Después de anotar 30 puntos a los Golden State Warriors, el alero se encargó de dar la victoria a los en Sacramento por 109-111 con una canasta a falta de 2 segundos, firmando así unas 24 horas que muchos querrían para sí. De forma lenta pero constante, el ex de los Jazz va dejando cada vez más pinceladas del jugador que era antes de su fatídica lesión.

No fue ni mucho menos un partido al nivel del que jugó en Oakland, pero Hayward supo ponerle el broche perfecto. Acabó con 12 puntos, 5 asistencias y 3 rebotes en su haber, pero coronado como el héroe absoluto del triunfo número 40 de Boston este curso.

De villano a héroe

La historia pudo, no obstante, ser muy diferente, pues Gordon fue también responsable de que el choque casi se marchase a la prórroga. Con 106-109 en el marcador y menos de 8 segundos por jugarse, trató de empatar el encuentro desde el triple, y, aunque su lanzamiento no entró, recibió una falta de Hayward que le dio la oportunidad de poner las tablas desde el tiro libre. Si bien el de los Celtics trató de evitar el contacto, sí parece introducirse en el cilindro imaginario del de los , obstaculizando ilegalmente la acción de tiro.

Pero la redención fue rápida. ¿Dijo alguien que la venganza se sirve fría? No para Hayward, al menos no esta. Recibió el saque de fondo, cruzó la pista en 4 segundos, se congeló en el aire tras el segundo paso y anotó por encima del propio Hield. Boston volvía a mandar, y Gordon volvía a sentirse una estrella de la NBA.

tuvo la oportunidad de cambiar una vez más el curso del partido, pero su triple, desde unos 9 metros y con muy encima, no estuvo ni cerca de entrar.

El sueño se esfuma

Con todo, durante el resto del encuentro fueron otros los hombres encargados de tirar del carro de los Celtics. fue el máximo anotador con 24 puntos, mientras que firmó un encuentro completísimo al irse hasta los 21 tantos, 11 rebotes y 7 asistencias. Por su parte, Terry Rozier, titular en ausencia de Irving, acabó con 16 puntos tras convertir 4 de sus 10 intentos desde el triple.

En los Kings, Harrison Barnes y Buddy Hield, con 24 y 23 tantos respectivamente, fueron los mejores, aunque en general los cinco titulares cumplieron bastante bien. Todos ellos superaron los 14 puntos, pero la aportación del banquillo, en donde notó la baja de Marvin Bagley, fue bastante discreta.

Esta derrota, cuarta en los últimos cinco partidos, sumada al triunfo de San Antonio ante Atlanta deja a Sacramento a cuatro encuentros de distancia del octavo puesto. Parece una distancia insalvable a falta de solo 18 choques por disputarse, pero la NBA ya nos ha enseñado mil veces que no debemos dejar de creer en nada. Llegados a este punto, a los de Joerger no les queda sino intentarlo hasta que las matemáticas digan que es imposible.

(Fotografía de portada: Christian Petersen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Irving, baja ante los Kings por una contusión en el muslo

Superar a Jordan mal

Siguiente