Gordon Hayward se reencuentra a sí mismo con 35 puntos

“Año nuevo, vida nueva” debió pensar antes de pisar el TD Garden para disputar el duelo que midió anoche a y y se saldó con victoria de los primeros por 115-102. El alero no ha atravesado momentos fáciles desde su llegada a Massachusetts, una etapa de su vida marcada por la fatídica lesión sufrida en su debut, que le hizo perderse la pasada temporada y que parece seguir condicionando su juego más de un año después. No obstante, ayer nada de eso pareció existir. Solo estaban él, el balón, y unas ganas voraces de jugar como siempre lo había hecho.

Con 35 puntos anotados, Hayward jugó el mejor partido de su carrera en los Celtics, y dio por fin señales de que el jugador de nivel All Star que se vio en los Jazz sigue estando ahí. El alero firmó unos porcentajes de tiro sensacionales, pues solo erró 4 de sus 18 tiros para acabar con un 77,8% de acierto (57,1% en triples), y se encargó de cerrar el choque con varias canastas importantes en el tramo final. En resumen, una actuación digna de la estrella que fue y que quiere volver a ser. Una con la que llevaba soñando desde aquel 17 de octubre de 2017.

Historia (suplente) de los Celtics

El partido de Hayward no solo gana relevancia por su lesión, sino por el hecho de haber firmado semejante actuación partiendo desde el banquillo. Solo tres jugadores en la historia de los Celtics habían anotado 35 o más puntos arrancando como suplentes, y nadie lo conseguía desde que Ricky Davis le hiciera 36 a los Jazz en 2005. Los dos anteriores fueron Toddy Day en 1995 y Larry Bird, único en lograrlo en dos ocasiones (1985 y 1986).

Si nos fijamos en esta temporada nos encontramos con un panorama similar, pues solo otros tres suplentes habían alcanzado dicha cifra de anotación: Dwyane Wade, Lou Williams y Spencer Dinwiddie, este último por duplicado.

Wiggins, Towns y poco más

En los Timberwolves, que fueron todo el partido por detrás, y brillaron en solitario. Con 31 y 28 puntos respectivamente, lograron reducir la ventaja de 22 tantos que alcanzaron los Celtics en el tercer periodo y reenganchar a los suyos al partido, pero echaron en falta algo de ayuda para culminar la remontada.

, titular obligado por las bajas de Rose y Teague, contribuyó con 14 puntos y 9 asistencias, pero nadie más dio un paso al frente para evitar la tercera derrota en cuatro partidos. El efecto de la salida de Butler parece haberse diluido, y el riesgo de acabar la temporada en la zona baja del Oeste comienza a ser cada vez más real..

(Fotografía de portada: Maddie Meyer/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer o no.


Anterior

Un imparable Embiid asienta a los 76ers en puestos nobles del Este

Llegó el día del desertor traicionado

Siguiente