Gran partido de LeBron James en su 29º cumpleaños

94 – 97

celebró su 29º cumpleaños con un trabajado triunfo en el Pepsi Center de Denver. El alero de los Heat terminó la noche con 26 puntos, 10 asistencias y 6 rebotes a pesar de la lesión en la ingle que arrastra desde hace unas fechas.



Además, demostró tenerle cogido el truco a los Nuggets ya que está promediando 31,2 puntos en sus últimos seis encuentros en Denver, lo que supuso esta vez darles a los locales su séptima derrota consecutiva

“No, no es especial”, dijo LeBron para referirse a su cumpleaños. “Lo que es especial es salir ahí con mis compañeros, estar de vuelta en buena forma y ayudar a ganar el partido”.

Wade terminó lesionado

Dwyane Wade no pudo acabar el encuentro y se marchó a los vestuarios con problemas en la espalda. Quien también sufrió un golpe fue Norris Cole, que se golpeó en la cara en un lance del juego y tuvo que retirarse a los vestuarios para ser tratado. “Sólo va a tener un labio hinchado mañana”, explicó el entrenador Erik Spoelstra sobre Cole.

Dos momentos destacados

El final del partido proporcionó dos momentos definitorios para el mismo.

Con 30 segundos por disputarse, Michael Beasley anotó un triple providencial que dejaba a su equipo cuatro puntos por delante (92–96) sin mucho tiempo de reacción para Denver.

Rozando el final, a 1,8 segundos de que el tiempo expirara, los Nuggets desaprovecharon una posesión y J.J. Hickson fue sancionado con violación de 5 segundos por no sacar a tiempo el balón de banda.

Los Nuggets, muy diferentes en casa este año

La cancha de Denver es tradicionalmente un bastión inexpugnable para el resto de equipos de la NBA. La temporada pasada los Nuggets llegaron a ganar 38 partidos de los 41 que jugaron en casa, una de las mejores marcas de un equipo como local en la historia de la liga.

Sin embargo este año los resultados son muy diferentes bajo la dirección de Brian Shaw, ya que el equipo de Colorado va 7–7 en los 14 partidos disputados hasta ahora en el Pepsi Center.