Grecia inflige la primera derrota de la segunda fase a España

79 – 75



Imperiosa era la necesidad de Grecia de ganar este partido, y así lo hicieron de la mano de un sobresaliente como siempre Vassilis Spanoulis. Delante una España desdibujada hasta la saciedad cuando Marc Gasol no estuvo en pista y que se dejó remontar hasta ocho puntos durante el último cuarto, con una defensa y un ataque que no estuvieron a la altura de lo esperado.

El partido comenzó bien para el combinado español. Serios en el juego, los actores secundarios del equipo tuvieron que coger el protagonismo suficiente como para olvidar las tempranas tres faltas de Gasol en el primer cuarto. Sin embargo, toda la ventaja cosechada en el marcador se derrumbó con rapidez en el segundo período. Grecia no paró de llamar a la puerta de manera incesante hasta que acabó entrando de nuevo en el encuentro. Endurecieron su defensa, y España no supo ni pudo correr al contraataque.

El ritmo al que decidía bailar Spanoulis se iba contrarrestando por el poderío que tiene en el juego español el mediano de los Gasol, quien volvió a saltar a cancha a pesar de las faltas. La defensa volvía a ser una de las señas de identidad para intentar frenar no sólo a Spanoulis, sino también a un Ioannis Bourousis que completó un gran encuentro.

Los últimos minutos fueron una mezcla de acierto heleno y desatino español. Errores en la selección de tiro y malas defensas condenaron a los de Juan Antonio Orenga, que ya no pueden fallar más en su próximo choque, este sábado ante Finlandia. Los griegos quizás no tenían tantas cartas en su mano, pero supieron jugarlas con inteligencia y pulcritud para llevarse un partido en el que no partían como favoritos.