Greg Oden afirma que sus rodillas están bien después de su primer partido en 4 años

jugó el pasado miércoles, en la derrota de los Miami ante los Washington , su primer partido oficial en más de cuatro años. El número uno del draft del 2007 estuvo en pista 8 minutos y consiguió finalizar con 6 puntos. Un día después de su reestreno, Oden tomó parte en el entrenamiento que los Heat llevaron a cabo el jueves y en el mismo sostuvo que su rodilla está “respondiendo bien”, según informa Michael Wallace en ESPN.com.



“No es algo que esté en mi mano (el dolor)”, dijo Oden tras la sesión preparatoria. El pívot aún arrastraba pequeñas molestias en la rodilla que se lesionó por última vez en diciembre del 2009, pero atribuye las mismas al desgaste del choque del miércoles. “Solo pienso en jugar el siguiente partido. Pude tener minutos, eso es lo que importa, que sea capaz de luchar para estar ahí en la cancha. Me hubiera gustado que el equipo ganase y haber podido aportar chispa, pero hay que preocuparse por el siguiente partido y deseo poder jugar”.

Régimen de entrenamiento especial

Oden sigue un régimen especial de entrenamiento con el objetivo de mejorar su condición física y, sobre todo, de colocar su rodilla en el punto óptimo de competición. El jugador defendió que cuando está en la cancha no se acuerda de la lesión que le mantuvo cuatro años alejado de la acción.

“Cuando estaba jugando (ante los Wizards) no me preocupaban mis rodillas. Solo es cuestión de si están bien. No estoy preocupado por lo que vaya a pasar. Estoy preocupado por salir a la cancha y poder jugar”, dijo Oden. La rodilla del pívot de los Heat volverá a ser evaluada antes del encuentro de esta noche ante los Philadelphia y dicho examen determinará si el jugador puede actuar ante los Sixers.