Harrison Barnes, indeciso sobre su opción de jugador

El alero puede seguir en Sacramento la próxima campaña a cambio de un salario de 25 millones de dólares

no sabe qué hacer. A sus 26 años, el jugador de Sacramento debería estar entrando quizás en el mejor momento de carrera; sin embargo, sus actuaciones han ido cayendo año a año hasta que vea la posibilidad de entrar en la agencia libre como algo poco atractivo. No le faltan razones.

Para empezar tiene en su poder una opción de jugador por valor de 25 millones de dólares. Es mucho dinero, sobre todo si entiende que su salida al mercado le reportaría menos a corto plazo. Y he aquí donde entran en juego sus estadísticas. Cuando salió de Golden State, allá por 2016, los analistas lo señalaban como un jugador cuyo futuro se avecinaba más que brillante. Hoy día, tras firmar 14,3 puntos en 33,9 minutos por noche con los de California, las dudas sobre que eso acabe ocurriendo son enormes.

Con tal contexto, Jason Jones de The Athletic señala que Barnes aún no ha comunicado a Sacramento si ejercerá o no su player option, ya que es algo que por ahora no tiene decidido y que irá analizando poco a poco. Eso es justo lo que él mismo ha dicho en el programa The Jump. Lo curioso es que quien le acompañaba en plató, Richard Jefferson, parece tenerlo mucho más claro, tanto como para decirle en directo: “¡Coge los 25 millones!”.

La lógica dice que así será. Difícilmente, por no decir imposible, conseguirá en otro sitio un acuerdo que le reporte esa cantidad de millones por año. Así, en su caso tiene más sentido quedarse con lo que tiene e intentar revertir la situación de cara a la agencia libre 2020. En estos momentos un gran contrato está lejos de sus manos. En 12 meses, si diese un importante paso al frente, podría acercarse a ello, o al menos mejorar lo que lograría en el presente.

De más a menos

Como decíamos, la salida de Harrison Barnes de los Warriors llegó acompañada de lo que parecía que sería el comienzo de una gran carrera. En Oakland, pese a que dejó destellos de calidad, había cierta sensación de que estaba minimizado por dos estrellas como Stephen Curry y Klay Thompson. No lo ha podido demostrar. Dallas Mavericks confió en él hasta el punto de darle el máximo salarial y situarle como pieza esencial de su reconstrucción. Nunca funcionó. El primer año promedió 19,2 puntos, el segundo 18,9 y en el último se estaba quedando en 17,7 antes de ser traspasado a Sacramento. ¿Puede aún revertir tal dinámica?

(Fotografía de Rob Carr/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Metta World Peace, arrepentido por el anillo que se escapó en Indiana

Fred VanVleet: “Estamos hambrientos”

Siguiente