Hassan Whiteside, molesto con su rol, valora su salida de Miami


Hassan Whiteside es el segundo pívot mejor pagado de la NBA, detrás de Al Horford y con idéntica nómina que Andre Drummond: 23.775.506 dólares al año. Insuficiente, parece, para profesar amor eterno a la franquicia que le firmó el acuerdo, Miami Heat.

Ni eterno ni siquiera en conserva durante los cuatro años que dura su vinculo contractual. ¿El motivo? Su rol en el equipo, especialmente en los últimos cuartos, donde su impacto mengua y la confianza de su técnico se desvanece. El último ejemplo, ayer ante los Nets; un partido en el que, incluso con prórroga, Whiteside solo jugó 19 minutos.

Small ball vs small ball

La importancia del center de Carolina del Norte ha disminuido drásticamente en tan solo un año. De los 32,6 minutos del curso anterior y 12,6 lanzamientos por noche, a los 25,6 y 10,6 de este. Es decir, siete minutos y dos tiros menos por encuentro disputado. Algo extraño tratándose del jugador con el sueldo más alto del equipo, y 6,7 millones por encima del segundo, el de Goran Dragic.

La razón que empuja a Erik Spoelstra a sentar con tanta frecuencia a Whiteside, reside en la creciente alineación de moda. El small ball.

Cada vez son más los conjuntos que se apuntan a alinear quintetos pequeños; una pizarra ante la que Spo se siente inseguro si no la combate con las mismas armas. En otras palabras, los 2,13 de su pívot, en lugar de suponerle una ventaja, le incomodan en momentos así.

Los 19 minutos que jugó ayer Whiteside ante Brookyn —partido que los Heat terminaron perdiendo, por cierto— fueron todos en los tres primeros periodos. No olió ni la prórroga ni el último cuarto. Algo que ha hecho explotar al jugador.

“Tenemos uno de los mejores centers de la Liga”, ha dicho Whiteside —modestia aparte— y recoge ESPN. “Son muchos los equipos que no lo tienen, pero no intentamos superarlos con quintetos grandes. Es una mierda”.

A continuación, tras añadir que el tema de los minutos “está siendo una locura esta temporada, que es muy frustrante y que no entiende nada”, aireó su burofax de demanda de divorcio. “No lo sé. Quizás”, fue su respuesta a la pregunta de si se planteaba abandonar Miami. Cuatro palabras altamente incendiarias.

Un año por delante

Cuatro palabras cuyo efecto inmediato es un insólito malestar. En este punto, aún son los Heat quienes tienen la sartén por el mango, pero dentro de no mucho les tocará preguntarse si están dispuestos a perder a su pívot de 28 años sin nada a cambio.

25,4 millones asegurados para la próxima temporada y una player option de 27 para la 2019/20. Eso es lo que ata a Whiteside a los Heat.

Su papel en los inminentes playoffs, será clave.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.