Heat y 76ers nos regalan un final de partido memorable


¿Recordáis El Retorno de el Rey? Da igual si es el libro o la película; ambos son consideradas obras maestras y ambos comparten el mismo ‘pero’: que tienen demasiados finales.

Tolkien decidió que arrojar el anillo al fuego tras más de ochocientas páginas de caminata no era suficiente, y se inventó El saneamiento de la Comarca. Por su parte, Peter Jackson filmó lo que parecieron treinta minutos de despedidas y abrazos en slow motion, esperando para que te unieras al festín lacrimógeno desde tu butaca solo para que Gandalf te terminase revelando que no todas las lágrimas son amargas.

El final de encuentro entre Miami Heat y Philadelphia 76ers no podríamos describirlo en un sólo párrafo, ni tampoco en cuatro, porque hubo un buen puñado de ellos hasta el último y definitivo. Por lo que dedicaremos lo que queda de post a verlos todos. Como con ESDLA, merece la pena.

Embiid, héroe y villano

El prólogo de esta historia arranca a menos de dos minutos para que finalice el último cuarto, con los 76ers ganando de tres (101-98). Entonces, Joel Embiid encadena un par de secuencias sensacionales: un fade away de seis metros seguido de un triple en step back.

106-101 con 1:14 en el luminoso. El pívot sonreía ampliamente erigiéndose como man of the game (33 puntos llevaba entonces), mientras las gradas del American Airlines Arena empezaban a bajar tímidamente los brazos.

Fue ahí cuando su homólogo en la pintura rival, Bam Adebayo (una de las grandes noticias de la temporada) apareció con una acción determinante. El triple errado de Derrick Jones Jr. lo transformó éste en un rebote ofensivo y un feroz mate. A tres.

Tobias Harris falló su lanzamiento y Jimmy Butler anotó uno de los dos tiros libres siguientes tras recibir una falta. A dos.

Y aquí los 76ers, tras un toma y daca natural con fallos asumibles por ambos lados, pueden empezar a entonar el mea culpa. Harris vuelve a fallar, pero esta vez en un mate completamente sólo al contraataque; apenas la tardía intimidación de Butler bastaba para que el forward machacase el extremo del hierro en lugar del interior de la red… pero la suerte se ponía de su parte, y el rebote caía en las manos de Embiid. Hasta tres segundos tuvo el camerunés para pasar el balón ante la rápida defensa-doble de Miami, pero se entretuvo no sabemos bien en qué, y Butler, consabido perro de presa, coló una mano certera y Tyler Herro se hizo con el balón.

Entonces fue Tyler ‘Héroe’ (y nos quitamos ya y pronto el mote fácil de en medio). Estoy cansado de decirlo, pero es el mejor parche de Klay Thompson que podemos ver mientras el auténtico se recupera por el bien de La Bahía. Desbordado de confianza para ser un rookie, no se lo pensó (a pesar de que con una canasta de dos empataban); se escoró a un lado y frenó en seco en la línea de 7,25 y clavó un triple con el que nadie contaba. 107-106. Las gradas subían los brazos, puños al viento.

6,9 segundos y los 76ers sacan desde el lateral. Balón a Embiid en la pintura, quien esta vez no tuvo tiempo ni de entretenerse: la defensa (ahora triple), aún más rápida que la anterior, vuelve a tener éxito y el pívot pierde el esférico… esta vez Butler se aferró a él como a un hijo recién nacido.

Simmons, el más vivo

3,3 segundos y dos tiros libres. Butler falla el primero y mete (llorando) el segundo. 108-106. Nada resuelto.

Un triple manda a los Heat la lona, y Josh Richardson es elegido como el más rápido para cruzar la pista y jugarse el hero ball… pero no fue necesario. Goran Dragic metió la pata por meter antes la mano… de forma tardía. Tocó brazo y no pelota. Otra vez a la línea y el público preguntándose cuánto más debería contener la respiración.

Richardson (where is the ice?) falla el primero y, por lo tanto, está obligado a fallar también el segundo… ¡¡con 1 segundo de tiempo para coger el rebote ofensivo y anotar!! Y exactamente eso hizo Ben Simmons. La jugada precisó una revisión por parte de los árbitros para comprobar si el tiro libre del escolta había llegado a rozar el aro (a simple vista parecía que no), pues de lo contrario la canasta de Simmons no habría valido. Tocó y valió. Empate a 108.

El intento de tip-in (la jugad más natural con tres décimas el reloj) lo repelió un atento Embiid… y el partido se iba (por fin) a la prórroga.

Harris, no pudo ser

Lo que no habían logrado ganar en cuatro cuartos no estaban dispuestos a dejarlo a escapar a las primeras de cambio en el overtime ninguno de los dos equipos, por lo que con un bello alley-oop de Simmons volvía la igualdad (116-116) a menos de veinte segundos… la segunda prórroga se olía a kilómetros.

Pero entonces Butler era nuevo objeto de falta (muy rigurosa) a manos de Al Horford en su tiro de media distancia, cuando apenas quedaban dos segundos para un nuevo episodio de un final hecho uróboro.

¿Iba acaso a meter los dos? Ni de blas (where is the ice!!??). Pero uno era más que suficiente para romper cualquier posibilidad de nueva prórroga. Si los 76ers anotaban en aquel último ataque (da igual si era de dos o de tres), se llevaban el gato al agua en este choque de titanes de la Conferencia Este.

Brett Brown decidía que fuera Tobias Harris quien tuviese la oportunidad de redimirse de el mate fallado anterior, pero su triple desde la esquina solo encontró hierro, y el pabellón podía estallar por fin en un júbilo que durante muchos minutos (que parecieron horas) dudaron si iba a llegar.

El banquillo de Spoesltra, con 48 puntos, fue vital para mantenerse en la pelea durante toda la noche. Rotación corta pero eficaz, pues la segunda unidad no fueron sino tres: Dragic (19 puntos), Jones Jr. (13) y Herro (16). Butler, clave en esos dos robos Embiid y a pesar de temblarle la mano desde la personal (11 de 14) en los momentos vitales, rozó el triple-doble con 25 puntos, 9 rebotes y 9 asistencias.

Embiid, que al final se quedó sin triunfo que celebrar, terminó con 35 puntos (sólo dos en la prórroga) y 11 rebotes, mientras que Simmons aportó 15 tantos y 11 asistencias.

Derrota con sabor agridulce que deja privisionalmente a los 76ers en la quinta plaza del Este (23-12) y afianza a los Heat en la segunda (24-8), pero con tres partidos menos.

(Fotografía de portada de Michael Reaves/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.