Hornacek no cambia sus planes y lo primordial es el desarrollo de los jóvenes

A principios de temporada el objetivo de los New York parecía claro: desarrollar a sus jóvenes promesas sin ningún tipo de presión. No obstante, tras un arranque esperanzador, la opción de alcanzar los playoffs parecía viable. Ahora que las cosas se han torcido un poco (perdieron en 10 de las últimas 12 jornadas), ha querido restar presión a los suyos tras imponerse a Brooklyn Nets en el Barclays Center.

“Hablamos sobre todo esto a principios de temporada. Estamos tratando de sacar lo mejor de nuestros jugadores y que mejoren a lo largo del año. Si llegamos a los playoffs, será muy bueno. Pero cuando empezamos y estuvimos un par partidos por encima de 50%, todo el mundo empezó a hablar”, señaló Hornacek al NY Post. “Pero no nos preocupamos por ello. Solo tratamos de mejorar partido a partido, y entonces las victorias llegarán y tendremos esa oportunidad. Tenemos que volver a lo básico sobre lo que dijimos a principios de año y sobre cómo abordarlo y dónde terminaremos”, explicó.

Los Knicks se encuentran inmersos en una complicada gira por el Oeste. Esta próxima madrugada se enfrentarán a Memphis Grizzlies en el Fedex Forum (02:30 horas) y seguidamente viajarán a Utah, Los Angeles, Golden State, Denver y Phoenix. Sus aspiraciones para la post-temporada dependerán de lo que suceda en dichos enfrentamientos. Actualmente son 10º del Este con un registro de 20-24, a tres partidos de diferencia del octavo clasificado.

¿Qué sucederá en febrero?

Si finalmente se quedan sin aspiraciones de playoffs, los Knicks se moverán en el mercado antes de la fecha límite de traspasos (8 de febrero). Con overbooking de pívots en la plantilla y la posesión de ciertos jugadores veteranos que bien podrían reportar notables beneficios, los principales candidatos a salir del equipo podrían ser Kyle O’Quinn, Courtney Lee, Lance Thomas y Michael Beasley.

Kyle O’Quinn: Ante la imposibilidad de mover el contrato de Joakim Noah (todavía le restan 2 años y 38 millones), el citado pívot sería el principal damnificado. Pese a que su rendimiento está siendo bastante destacado, su probable condición de agente libre el próximo verano confronta con los planes de reconstrucción de Steve Mills y Scott Perry.

Courtney Lee: El escolta, que cuenta ya con 32 años, está logrando los mejores números de su carrera profesional. No obstante, su condición de veterano y el asequible contrato que posee (2 años y 14 millones) bien podría ser muy del gusto de un equipo con aspiraciones a los playoffs.

Lance Thomas: Otro veterano capacitado para defender y con una nómina no muy elevada que podría encontrar acomodo en otra franquicia de playoffs.

Michael Beasley: Anotador puro y duro. El que fuera número 2 del Draft 2008 está siendo el más destacado en la ofensiva de Hornacek durante los meses de diciembre/enero. Dado su gran rendimiento, es de suponer que buscará un salario mayor. ¿Por qué no intentar su salida a cambio de futuras rondas del Draft?

No hay que descartar las posibles negociaciones por Willy Hernángomez, actualmente fuera de la rotación, e incluso Doug McDermott, quien entra en último año de su contrato con opción de extenderle la qualifying offer por valor de 4,5 millones de dólares.