Houston: Carmelo será suplente por primera vez en su vida

Más de 1.120 partidos (sumando temporada regular y playoffs) repartidos en 15 años de carrera NBA —la que empieza este martes será la 16— y nunca había salido como suplente. Ni una sola vez. Ni siquiera en los Oklahoma City Thunder el pasado curso, donde mucho se especuló en pretemporada con el alero saliendo como revulsivo y soporte de la segunda unidad; finalmente el propio Carmelo se negó en rotundo a dicha posibilidad y Billy Donovan tuvo que tragar alineando a sus tres grandes estrellas desde el inicio. El proyecto descarriló por todas partes y Melo fue el gran damnificado y quien terminó saliendo del equipo. Pero Anthony sí ha accedido a estrenar rol como suplente en los Houston , el equipo más candidato en el que ha estado en toda su carrera.

Como pudo informar el periodista Jonathan Feigen (Houston Chronicle), Carmelo debutará como jugador de los Rockets desde el banquillo, en el nuevo perfil que Mike D’Antoni y James Harden han dibujado para él.

Anthony ya descorchó su rol como suplente en los últimos tres partidos de pretemporada de Houston, con P.J. Tucker como ala-pívot titular junto a Harden, Chris Paul y compañía. El papel de Carmelo en estos Rockets está pues comprometido a surtir de puntos a la segunda unidad y, según vaya acoplándose a los esquemas de su nuevo hogar, empezar a coincidir más minutos sobre la pista con los jugadores importantes.

Qué duda cabe que la defensa es la principal disfunción que impide al alero ser un jugador modélico desde el principio en los Rockets. El sistema de aleros fuertes y versátiles que pueden asumir cualquier cambio y posición en defensa no responde a las características de Carmelo, ni mucho menos. Con el paso de los partidos, tendrá pues que ir cogiendo los conceptos para no tener que mantenerse al margen en los encuentros importantes. Véase, contra los Warriors que es donde Houston medirá las calificaciones de su temporada.

Es algo “mental”

“Se trata de un ajuste, más mental que físico. Ésa será la parte más complicada, resetear la mente, resetear la forma en la que encaras el principio de los partidos. El enfoque al partido es muy parecido, pero ahora estás tres o cuatro minutos por detrás”, pudo alegar Anthony, que deslizó que su rol será empezar desde el banquillo pero tener muchos minutos con los titulares.

“Eso sí es un ajuste físico, pero estoy en muy buena forma para manejarlo. Es algo en lo que hemos estado trabajando en esta pretemporada y en verano. Es un ajuste mental para mí. Para todo el mundo hay ajustes. Es algo nuevo. Creo que esto nos va a gustar a todos”, completó Carmelo.

En la NBA cada vez más aposicional y multifunción, Anthony tendrá ocasiones en las que hasta podría coincidir en la cancha sin ningún pívot al mando de la zona interior —puro small ball— en equipos sin demasiada potencia por dentro. Aunque lo más normal será verle de ‘tres’ o ‘cuatro’ que entra desde el banquillo y da continuidad a los zarpazos anotadores de Paul y Harden. Algo parecido a lo que Eric Gordon ha venido haciendo en los últimos años; jugador que, por cierto, fue elegido Mejor sexto hombre en la temporada 2016-17.