Houston sabe sufrir para meterse en las semifinales del Oeste

Ha sido un 4-1, pero el global de la serie quizá no ilustre el sufrimiento que, por momentos, han padecido los para sacarla adelante. Estos son los playoffs, otra historia, otra contienda en la que Houston se las ha visto y deseado a veces para hacer doblar la rodilla a los . Lo pasaron mal los texanos el Game 3, cayeron en el cuarto partido y ayer tuvieron que exprimirse al límite para ganar a Utah (100-93). La serie es suya, de los pupilos de Mike D’Antoni, que descansan ya y esperan rival para las semifinales de Oeste. Saldrá del Warriors-Clippers, 3-2 ahora mismo para los de Steve Kerr tras el triunfo de los angelinos este miércoles.

Utah, férreo enemigo

No se le puede pedir más al cuadro dirigido por Quin Snyder, que ha tenido la mala fortuna de cruzarse en dos temporadas seguidas con los Rockets en la post temporada. Un equipo que no se le da necesariamente bien y contra el que probaron defensas diferentes, como la de ponerse detrás de y/o negarle su lado izquierdo para intentar crear debilidades. No ha sido el Harden de Temporada Regular, como es lógico, y a La Barba se le ha visto incómodo en ocasiones, sobre todo según avanzaba la serie, pero los puntos que se haya podido dejar por el camino los ha intercambiado el dorsal 13 de los Rockets por acierto cuando hay que acertar. Ayer, 26 puntos, 6 rebotes, 6 asistencias, 3 robos y 4 tapones. Lo que se dice una obra completa, a pesar de que muchos puedan señalar su falta de acierto en el triple, que no ha sido siempre así en la serie, como lunar: 3/12 desde el perímetro.

Pero lo que hizo Harden fue conectar con la velada en los momentos precisos. Sostuvo a Houston cuando la amenaza de Utah era más feroz. Los Jazz se mantuvieron siempre cerca de los locales y fue La Barba quien robó un balón allí, encestó otro triple allá o taponó una jugada final para facilitar las cosas a su escuadra. ¿Le defendían por detrás para negarle el triple? Penetración a la pintura y canasta. Una concretamente muy dañina a falta de dos minutos. Si hablamos de pintura, resaltar el papel de Clint Capela, quien lidiaba con problemas respiratorios y que jugó 35 minutos para un potente doble-doble de 16 tantos y 10 rebotes, además de 3 tapones.

Precisamente un robo/tapón a Rudy Gobert a falta de 41 segundos y con 96-93 para Houston terminó de minar la resistencia visitante. Poco antes los Jazz habían ido a por el asalto definitivo del partido cuando una canasta de un notable había ajustado las cosas a poco más de un minuto (94-93). El base de El Masnou, 17 puntos y 12 asistencias, dirigió muy bien las operaciones en lo que pudo ser su último encuentro con los Jazz, ya que acaba contrato y será agente libre este verano. Tuvo Rubio la bola justo después para poner por delante a Utah, pero marró el triple y Harden, con esa acción sobre Gobert, P.J. Tucker, que dio suspense con dos errores en el tiro libre que luego reparó con dos inmediatos aciertos, o , certero desde la línea de castigo, terminaron por deshacer a Utah.

El valor de la defensa

Houston no ha estado tan demoledor a canasta en esta serie como se pudiera esperar, pero su desempeño atrás ha sido el que ha solidificado los triunfos. Ayer, los Rockets combinaron 12 robos y 12 tapones, mejor muestra imposible de que la defensa puede ganar partidos. La franquicia no hacía dobles dígitos en un mismo partido en estos dos apartados estadísticos en playoffs desde las Finales del Oeste de 1994.

“No acertamos tantos tiros como quisiéramos, pero en estos últimos duelos hemos apostado por la defensa”, apuntó Harden tras el duelo de una serie que termina aquí. El de Compton, con 4 tapones, igualó su mejor registro como profesional y estableció una nueva marca personal en los playoffs. “No queríamos volver a Utah”, sentenció Paul. No lo harán.

(Fotografía de portada: Tim Warner/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Utah tiene una gran oportunidad este verano

Los Clippers asaltan el Oracle y fuerzan el sexto partido

Siguiente