Houston tumba a Dallas con una fórmula “olvidada”: el small ball

Mike D’Antoni está buscando redefinir a su equipo. Las cosas no han terminado de funcionar en la línea que el técnico (y sus aficionados) esperaban y se ha visto obligado a virar la dirección de sus planteamientos. O, mejor dicho, a intentar aprovechar mejor la naturaleza de los recursos con los que cuenta en su plantilla.

Victoria por 128 a 121 en la visita de los , con un gran que se fue hasta los 35 puntos, mientras que alzó sus cifras personales hasta los 32 tantos. Además de la anotación, La Barba atrapó 16 rebotes en un partido en el que los comenzaron el último cuarto dominando ya por 16 arriba.

Como decíamos, D’Antoni ha cambiado su modus operandi y, en los últimos dos partidos, ha implementando una estrategia que, aunque lleva en boga y uso bastantes años en la NBA, lo cierto es que esta vez ha sido llevada sin miramientos al extremo táctico: el small ball. Y es que los Rockets presentaron un quinteto titular en el que ningún jugador pasaba del 1,98 de altura, teniendo en cuenta que Clint Capela estaba fuera por lesión.

Esto, que podría parecer anecdótico, se prolongó durante todo el encuentro y convirtió a los Rockets en el primer equipo de la liga que es capaz de jugar un partido al completo sin la participación de un jugador que sobrepase los dos metros. Para ver al último equipo en poner en marcha algo así hay que remontarse a los Knicks del año 1963, que perdieron su duelo ante los Chicago Zephyrs, según fuentes de Elias Sports Bureau.

“Estamos 2-0 con esta fórmula”, comentó el mismo D’Antoni, haciendo también referencia al partido ante los Jazz, en el cual el único jugador de más de dos metros que participó en el encuentro fue Isaiah Hartenstein (y solo lo hizo seis minutos). “Estamos tratando de abrir el campo para que James y Russ sean capaces de penetrar hasta el aro y lograr bandejas. Esos son los mejores lanzamientos posibles. Y también las faltas que recibamos intentándolo. Y esta alineación lo permite. La gran pregunta es si vamos a poder emplearnos lo suficientemente bien en defensa para que les hagamos a ellos jugar con small ball; o si sus pívot impondrán su juego. Creo que si jugamos duro y estamos atentos a los detalles, funcionará”.

Parar a Porzingis

Los Rockets tenían anoche un reto complicado para su propuesta de juego. , quien mide nada más y nada menos que 2,21 metros, acabó el duelo con 35 puntos en su haber, el máximo de la temporada para él. Además atrapó 12 rebotes.

“Desde luego que se trata de un reto, especialmente cuando tienes que defender a tipos mucho más grandes que tú. Saca el aspecto más competitivo de ti. Tienes que competir, estar centrado al cien por cien. Y eso te hace apoyarte mucho más en tus compañeros”, expresó Harden.

El propio Porzingis comentaba que la idea de D’Antoni ha sido “un tanto loca, pero se trata de la NBA que estamos viviendo hoy día. Hay un montón de desajustes en las alineaciones y en los emparejamientos. Hay muchos intentos de abrir la cancha. Son cosas que pasan, especialmente contra los Rockets. Juegan de esa manera. Todo el mundo juega abierto, Harden y Westbrook crean su jugada. Son buenos haciéndolo”.

(Fotografía de portada de Ezra Shaw/Getty Images).


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

LeBron, a Kobe Bryant: “No te olvidaremos, hasta siempre hermano”

Damian Lillard brilla en el tributo del Staples a Kobe Bryant

Siguiente