Imparables: Miami coloca el 3-0


Decía Antoni Daimiel que Bam Adebayo es el único jugador de los Miami Heat que no tiene sustituto directo. Que no hay nadie más en la plantilla que haga lo que él hace y ocupe su rol cuando no está. Siendo esto cierto en mayor o menor medida, lo evidente hoy es que Bam ha estado y que los demás, tanto los que son como los que les sustituyen, también.

Y en Indiana ni tienen a un Adebayo ni tampoco tanto comodín en el eje rotacional. La profundidad de plantilla –y el jugo que le está sacando Erik Spolestra– es algo de lo que no disponen los Pacers y ante lo que Nate McMillan no encuentra soluciones.

Sólo un milagro evitará la eliminación de los de Ilinois en esta primera ronda (3-0), quienes ya podrían darse por satisfechos de lograr evitar la barrida y salir con un mínimo de honor de la burbuja en estos playoffs.

Cambio radical

Los 74 puntos de Miami en la primera parte parecían anunciar una segunda mitad con mucho helio y poco suflé… Sin embargo, un fantástico regreso de los Pacers daba alas a un encuentro que parecía agonizar ya al descanso, con los Heat embocando vestuarios con 18 tantos de ventaja y un 55% de acierto en el triple (44% en los dos encuentros anteriores… impotente la defensa de los Pacers a nivel perimetral). Indiana despertaba y teníamos partido.

A falta de un minuto para cerrar el tercer cuarto escuchábamos el primer “¡Ya están aquiiií!”, pues T.J. Warren anotaba una bandeja en transición y reducía la distancia a solo cinco puntos, anticipando un último cuarto apasionante y competido.

Y es que los jugadores tuvieron que beber del agua que Bugs repartió a los Tunes Squad, pues sus 34 puntos al tercer cuarto fueron su máxima anotación en un cuarto en toda la eliminatoria, mientras que el contraste con Miami fue radical: de una primera mitad donde los triples embocaban el aro como atraídos por una fuerza gravitatoria, al 5/29 en tiros de campo en los primeros doce minutos tras el descanso.

¡Bam, Bam, Bam!

En el último periodo, por fin, el blanco & negro dejó paso a los grises, y con los Heat logrando retomar el control del timón y del partido, manteniendo a su rival al borde del rebufo, con un margen orbitando entre los 5 y los 10 puntos. Un rebote en ataque bestial de Adebayo a falta de minuto y medio para el final impedía que Indiana tuviese jugada para empatar; entonces los nervios y la indecisión afloraron mientras que los de Spolestra aprovecharon los huecos dejados atrás para dar la puntilla definitiva.

La pólvora exterior del combinado de Florida se impone hasta el momento, y con soltura, a las individualidades de unos Warren y Oladipo insuficientes y un Brogdon sobresaliente (34 puntos y 14 asistencias), limitados además por su desastrosa defensa interior (18/20 de Jimmy Butler en tiros libres).

Destacar también lo muchísimo que están echando de menos (espectador y Pacers) la versatilidad de Domantas Sabonis, que no está encontrando en Turner (porque, principalmente, no le buscan) la alternativa en el juego interior ni al pick and roll.

124-115 en el luminoso a favor de Miami y a un solo encuentro de resolver por la vía rápida una serie que estaba destinada a durar mucho más.

(Fotografía de Ashley Landis-Pool/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.