Indiana gana en New Orleans con canasta ganadora de Brogdon


Indiana se llevó anoche una victoria ante los Pelicans que prácticamente se puede catalogar como milagrosa. En un partido siempre igualado, los Pacers levantaron una diferencia de 10 puntos en dos minutos para forzar la prórroga, y en ésta remataron de la mano de Malcolm Brogdon para vencer por 116-118.

¿Ganó Indiana o perdió New Orleans? Hubo un poco de todo. Los chicos de Stan Van Gundy supieron pisar el acelerador en el periodo final para verse 10 puntos arriba (106-96) a falta de poco más de dos minutos para acabar. La victoria parecía que se quedaría en casa, pero justo en ese momento todo se nubló para los locales. A los errores de Brandon Ingram (31 puntos), Zion Williamson (24 puntos) y J.J. Redick, se sumó el acierto de unos Pacers que creyeron hasta el final. Con 20 segundos para acabar Victor Oladipo (25 puntos) metió un triple que dejaba a los suyos a tres puntos. Segundos después robaba el balón a Lonzo Ball y este acababa en manos de Myles Turner, quien con otro lanzamiento de tres puntos ponía el empate. El intento final de Ingram no entró y se llegó a la prórroga.

“Tengo mucha confianza en todo lo que hago. Obviamente, fue un gran tiro. Siempre estoy listo para momentos como ese y dejo que sea el juego el que llegue a mí. Lo digo todo el tiempo: ‘Trabajo demasiado en mi tiro como para no confiar en él'”, señala Turner.

La mitad del trabajo estaba hecho para Indiana. New Orleans parecía haber desaprovechado su oportunidad y a nivel moral los Pacers estaban en las nubes. En los cinco minutos de tiempo extra se vivió algo parecido a los anteriores 48. Los Pelicans se repusieron al golpe y remaron hasta que Lonzo Ball puso el empata a 106 cuando restaban 25 segundos. Una segunda prórroga se cernía sobre el Smoothie King Center cuando apareció Brogdon. El base tomó la responsabilidad, penetró y anotó. Game over.

“Fue bastante simple. El entrenador (Nate Bjorkgren) me confió el balón la última jugada. Quería que cogiera el balón, llegara al lugar en el que me siento cómodo e hiciera el último tiro. Así lo hice y entró”.

Van Gundy entona el mea culpa

Perder 10 puntos de renta en poco más de dos minutos no es agradable para ningún equipo. Una vez que ocurre pensar en qué debiste hacer para evitarlo es casi automático. Eso es justo lo que deja claro el entrenador de los Pelicans, Stan Van Gundy, quien entiende que falló en la dirección técnica. “Lo arruiné. Todo lo que teníamos que hacer era pedir un tiempo muerto cuando estábamos luchando contra su presión, avanzar con el balón por la cancha y probablemente hubiéramos terminado ganando. Ese es mi deber”, recalca.

La derrota dolió, pero no parece que vaya a hacer mella en unos Pelicans que siguen con balance positivo (4-3) y que están dando muy buenas sensaciones esta temporada. Así lo ve Ingram. “No estoy desanimado. Cualquiera puede ganar o perder en cualquier noche. Así que seguimos creyendo en nuestros muchachos. No estamos desanimados. Estamos listos para la próxima prueba”.

(Fotografía de Chris Graythen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.